Tensión mundial / Editorial

Editorial

La visita a Taiwán de la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, elevó la tensión mundial, ya que, China, dice que tomará represalias por lo que consideró esta visita como un desafío al país asiático y que juegan con fuego. 

Taiwán se separó  de la República Popular de  China en 1949. Pekín considera a la isla como una provincia de su territorio no como un país soberano al que solo 23 naciones lo reconocen.Taiwán a diferencia de China mantiene las libertades intactas tanto en su economía como en su democracia.

La visita de Pelosi, a la isla de Taiwán, es la primera de un Presidente de Cámara desde 1997. Para bajar las tensiones, la Casa Blanca indicó que no hay ninguna violación a la soberanía y que no apoya la independencia de Taiwán.

Lo que sí está claro es que, Washington, tomó muchas precauciones y envió una flota de barcos de asalto y un portaaviones para brindar seguridad a Pelosi en su visita que duró 24 horas de mucha fragilidad en la relación entre las dos potencias mundiales. Ahora solo hay que esperar, si habrá represalias que tomará Pekín, por esta visita que tuvo al mundo en vilo. (O)

Deja un comentario