Suciedad y violencia / Editorial

Editorial


   Al parecer la informalidad está ganando la batalla en la zona céntrica de la urbe ambateña, sobre todo en la avenida Cevallos, donde se ha vuelto un completo mercado y no por los mercados aledaños, sino en las vías, donde la gente está cansada y clama por erradicar de una vez por todas esta problemática social.

  Y es que al parecer ya ni respeto ciudadano hay; la violencia se está tornando mayor, donde agentes que velan por la seguridad en las calles resultan heridos y golpeados. Que lamentable es ver a nivel nacional la imagen de nuestra urbe toda sucia durante la celebración de fin de año, donde se evidenció un masivo comercio informal.

   Como se ha venido insistiendo, las autoridades deben aplicar mano dura a la informalidad, más aún actuando bajo la ley y aplicando la misma contra esas personas violentas que solo son gente vandálica y sin escrúpulos que genera caos, independientemente su nacionalidad.

   Se necesita de manera urgente un espacio para poder reubicar a los informales; injustamente, están acabando con el trabajo de vendedores formales que cumplen permisos de funcionamiento, quienes han expresado su malestar, aduciendo que esto se está saliendo de control.

   Ciertos comerciantes dicen no sentirse respaldos de las autoridades y auguran que actúen de manera eficaz para tener una convivencia laboral pacífica, ya que todos tienen derecho a trabajar pero cumpliendo requisitos legales y laborar en regla. (O)

Deja un comentario