Protesta adquiere apoyo / Editorial

Editorial


    A nivel nacional, sectores indígenas, gremios de trabajadores, personal de salud, estudiantes universitarios, entre otros actores sociales, se han mostrado negativos ante la Ley Humanitaria impulsada por el gobierno nacional, por lo que en provincias se están uniendo a esta protesta.

  Las razones de su rechazo están en que, esta ley, generará más recorte de personal y presupuesto, donde se favorece al empleador a que despida intempestivamente; algunas empresas, según personal despedido, no les quieren reconocer en su totalidad el trabajo de años, porque se argumenta que se están acogiendo al artículo 20 que “establece la reducción de la jornada laboral y hasta en un 50% por fuerza mayor o caso fortuito”.

  Esto ha provocado que la gente salga a marchar en las calles, acción que, según dirigentes gremiales, continuarán hasta que el gobierno cambie de opinión. Ojalá que estas marchas se lleven de manera pacífica. En estos momentos lo que menos le conviene al país es mandarse otro paro nacional parecido al de octubre del anterior año, donde la ola terrorista en las calles fue extremadamente violenta.

   Ahorita, lo que debe primar es la salud de la ciudadanía y no generar aglomeraciones, ya que el riesgo de contagio del Coronavirus incrementa; existen muchas personas asintomáticas con este virus; por ende, el empleo de normas sanitarias debe ser completo. (O)

Deja un comentario