Gesta libertaria y compromiso ciudadano / Editorial

Editorial

      Fue un 10 de agosto de 1809, donde, nuestro país, tuvo su libertad justa, tras la conquista del yugo de la Corona Española, siendo esta fecha, el Primer Grito de Independencia, permitiendo, en la actualidad, a los ecuatorianos, desarrollarnos en varios ámbitos profesionales, generando una revolución laboral propia de nuestra coyuntura. 

    Tras una batalla honorable de nuestros héroes, quienes formaron parte, en su momento de esa gesta histórica, Ecuador, con su capital Quito, representa un país de lucha que, pese a las adversidades políticas que, lastimosamente, aquejan a nuestra nación, el trabajo y la fortaleza del sector laboral, busca una unión de todos los sectores sociales, independientemente de peleas dentro de los poderes del Estado que no cesan y se mantienen.

   La independencia de un país es, justamente, trabajar colectivamente, respetando una nación soberana con oportunidades iguales, teniendo la libertad de pensamiento y expresión, siempre y cuando ésta sea fundamentada con argumentos veraces y comprobables. 

   La historia ecuatoriana como nación ha estado manchada por problemas políticos y grupos de intereses. Es hora de que esta concepción, de todos los estratos sociales de nuestro país, cambie y que, como hermanos de un terruño propio laboremos con independencia, pero, al mismo tiempo, como un equipo respaldando a nuestra nación. (O)

Deja un comentario