Farra quebrada / Editorial

Editorial


  Las cifras de cierre de negocios vinculados al entretenimiento, van en aumento, sobre todo en el cantón Ambato, donde la afectación hacia bares, restaurantes y discotecas, es drástica por el alto número de clientes que se tenía en fines de semana, que generaba incluso empleo directo e indirecto, con proveedores de licores, audio, limpieza entre otros.

  En Tungurahua, se estima que el 60 % de negocios del entretenimiento han quebrado o están por quebrar; la farra se apagó. Se ha conversado con propietarios de bares y, los mismos, han expresado que la falta de dinero no les alcanza ni para pagar el arriendo, cuestionando, además, si es que se, llegara a tener una reapertura con un aforo reducido, ni así les alcanzará los gastos.

   Autoridades de la salud han comentado que abrir estos negocios en estos momentos no es una opción por la alta probabilidad de contagio del Covid – 19, dada la aglomeración que se daría.

  Pese a esto, personas involucradas al negocio del entretenimiento, han explicado que están trabajando por establecer ciertos protocolos para una eventual reapertura con medidas que deberán ser revisadas por el COE cantonal, provincial y nacional, ya que el perjuicio económico es brutal. Es una lastima que estos negocios hayan quebrado, ya que, dentro de los mismos, trabaja gente que, al no percibir una cierta cantidad de dinero considerable, tenían un trabajo estable. (O)

Deja un comentario