Dolor e indignación por profanación de iglesias

Interculturalidad
La urna de Santa Lucía está vacía en el interior de la iglesia de Tisaleo, porque se llevaron su estampa arrancándola del cuadro, explicó con dolor el párroco Adriano Sánchez. (Foto El Heraldo)

El sábado 17 de agosto en el templo de la parroquia de Quero se sustrajeron objetos sagrados entre ellos la imagen de la Virgen del Monte. Ese día también ingresaron a Tisaleo rompiendo cuadros y en Mocha quemaron una parte de la imagen de San Juan (peregrino), señaló monseñor Giovanny Pazmiño, obispo de la Diócesis de Ambato.

Se presume que el responsable en liderar estas acciones es una persona que presenta problemas mentales y las autoridades indagan. Lo lamentable es que existen personas mal educadas que no respetan las iglesias y la confesión cristiana. “Estamos todos llamados a respetar la manera de pensar y de vivir  la vida religiosa de cada creyente  y familia”, señaló el religioso.

El sábado 17 de agosto las religiosas que colaboran en San Miguel de Tisaleo cerraron las puertas del templo como es costumbre a las 20:00 horas. El domingo 18 de agosto el sobrino del párroco Adriano Sánchez estuvo en la iglesia para colocar las hojas de la misa y encender el alumbrado, pero se percató que delante de la Cruz de la Jornada Diocesana de la Juventud no se encontraba el cuadro de la imagen del Icono Mariano, dando aviso al religioso y éste a su vez dio parte  a la Policía. 

Según el párroco Adriano Sánchez se pudieron observar algunos destrozos, como por ejemplo,  que estuvo roto el vidrio que está junto al Sagrario para ingresar por ese sitio. La persona que entró al templo se dirigió a romper los candados de la alcancía que estaba delante del Santísimo y también del limosnero que se ubicaba cerca a la urna de Santa Lucía, pero además, arrancó la estampa que estaba colocada tanto en el cuadro que corresponde a dicha Santa, como la estampa del Icono Mariano.

“Los feligreses se consternaron al saber la noticia. Hay dolor en el pueblo, ya que se fueron en contra de lo más sagrado que tiene Tisaleo, que es la devoción a Santa Lucía”, sostuvo el párroco Adriano Sánchez.

Luego, la noche del domingo 18 de agosto las fuerzas vivas y familias de la parroquia se reunieron con el religioso para analizar la situación y llegaron al acuerdo que es necesario precautelar la seguridad del templo. 

Se tiene colocadas cámaras de vigilancia dentro y fuera de la iglesia donde se registró al ciudadano que llegó al templo pasada la media noche, sin que se pueda distinguirlo por la oscuridad, por tanto, serán reforzadas las seguridades al incrementar más cámaras de seguridad y vallas, acotó el párroco de Tisaleo.

Según Genaro Cordovilla, párroco de Santiago de Quero, en la madrugada del 16 de agosto para amanecer al sábado 17, la iglesia de de Santiago de Quero fue profanada por una persona que llegó en la penumbra, forzó seguridades, y aprovechando que el templo no dispone de cámaras de seguridad se llevó la imagen de la Virgen del Monte; mientras que, de la imagen de Jesús del Gran Poder se sustrajo sus manos, la corona y su cruz; como también, la custodia bañada en oro, al igual que los vasos sagrados y cuatro micrófonos inhalámbricos. 

Por esta situación dolorosa se resolvió con el pueblo creyente en colocar cámaras de seguridad y alarmas. Las autoridades y fuerzas vivas del cantón están dolidas y se verán alternativas para conseguir recursos; así como fortalecer las rondas y las juntas de defensa del campesinado, añadió el religioso.   

A las 06:15 de la mañana del 17 de agosto el sacristán de la iglesia de Mocha se percató antes del inicio de la misa, que las chapas estaban dañadas, y alertó al párroco quien al revisar el lugar detectó que se sustrajeron la custodia; como también, la imagen del Niño Jesús y que estaba quemada la imagen de San Juan (peregrino) que estaba en el anda. 

El párroco  Rodrigo Tixe, dijo que al observar las cámaras de vigilancia, el antisocial ingresó a las 21:30 horas rompiendo ventanales. Más allá del robo material es la profanación del templo sagrado y fue doloroso mirar quemada la imagen tan querida de San Juan Bautista en vista de que el profanador no pudo llevarse la imagen por estar muy pegada al anda. Todo esto fue un duro golpe al pueblo católico, señaló el religioso.

El lunes 19 de agosto se reunieron a las 08:30 horas los tres sacerdotes de Mocha, Quero y Tisaleo para poner la denuncia formal en la Fiscalía. Luego los religiosos se congregaron en la tarde de ese día con el jefe político (e) en la parroquia de Quero, con el delegado del gobernador, el comandante de la Policía y otras autoridades donde los clérigos expusieron sus preocupaciones y recibieron total respaldo. (I) 

Deja un comentario