Descampesinización / Mauricio Calle Naranjo

Columnistas, Opinión

Ploeg (2016) afirma que: “la descampesinización es la pérdida o desaparición del campesinado. Esto ocurre a través de una variedad de procesos que impiden el acceso de agricultores campesinos a los medios para reproducir su forma campesina de agricultura”. Este fenómeno en Ecuador cada año es más evidente y es el resultado directo de las políticas públicas aplicadas en el territorio rural, que sin duda alguna no han logrado desarrollar la competitividad tan anhelada del agro. En efecto existe un caos y un sin número de variables que se deberían alinear a fin de rentabilizar la actividad agraria y no trabajar en contra. Estas y otras peticiones reclaman varios gremios en el país, que al no ser escuchados han empezado a protestar en las calles por la falta de atención y soluciones técnicas de parte de las autoridades, más no un paliativo mediático del show político.

Las complejas interacciones entre el modelo capitalista y el campesinado, han provocado que las unidades productivas dedicadas a la agricultura familiar cada vez desaparezcan porque las nuevas generaciones no logran obtener rentabilidad de sus tierras y por necesidad llegan a formar parte de los 56 mil ecuatorianos que han emigrado en lo que va del año. La situación en el campo es complicada más aún debido a la pandemia, hasta para la agricultura corporativa ha representado un gran desafío esquivar las vicisitudes que trajo consigo el Covid en la industria local y mundial.

Es imprescindible la inversión extranjera, no obstante, previo a que Ecuador firme acuerdos de comercio internacionales, es urgente e importante que el gobierno estudie y analice a profundidad las diferentes dinámicas del funcionamiento del agro ecuatoriano, no solamente de las empresas agroexportadoras sino del 70% de unidades que conforman la agricultura familiar y que actualmente alimentan al país. (O)

Deja un comentario