Creativos para sobrellevar el ‘encierro’

Policiales, Seguridad
Anabel Quimis ha distribuido tareas entre los tres integrantes de su hogar para evitar el estrés emocional durante los días de aislamiento. (Foto El Heraldo)

En hogares que sobreviven del trabajo diario a más de sobrellevar la falta de dinero para abastecerse de los alimentos, también deben ser creativos para evitar sobrecargarse del estrés emocional. Quienes tienen un empleo también buscan la manera de tolerar los días entre las cuatro paredes de la vivienda.

Rommel Jarrín se dedica a la venta de periódicos y hace diez días esos ingresos ya no los ve. Su rutina normal empezaba a las 07:00 horas que iba a retirar los impresos a cada agencia y a las 12:00 se retiraba al hogar. Almorzaba, descansaba un rato para salir a cuidar carros como vigilante seguro en la calle Olmedo donde laboraba hasta la medianoche de lunes a jueves, mientras que los fines de semana hasta las 03:00 horas.

El día más malo se hacía cinco dólares en sus dos trabajos, ahora esos ingresos se redujeron a cero. Rommel reconoció que son días duros, pero hace caso de quedarse en casa para que el país cure rápido de la pandemia del coronavirus.

Jarrín también indicó que como es el representante de los vigilantes seguros de la ciudad ha tratado de ayudarlos, porque aseguró que hay otros compañeros con más necesidad. “No comparto que salgan a las calles, porque vamos a tardar en recuperarnos. Hay viveza criolla y muchos se aprovechan de la situación ocasionando el caos con ventas informales”, enfatizó. 

Espera que el Gobierno los considere dentro de los beneficiados del bono de emergencia. Anabel Quimis es la otra ‘cara de la moneda’, cuenta con un empleo; pero también le preocupa que ante la falta de liquidez comiencen los inconvenientes de los despidos. Hace diez días se queda en casa. Es casada y tiene un niño de cuatro años. 

Para evitar que su familia se estrese, ha optado por compartir tareas entre los tres. “Vemos pocas noticias, muchas que llegan a las redes sociales causan pánico y en ocasiones íbamos a dormir con dolor de cabeza. Ahora mejor leemos, damos tutoría al niño o vemos películas, pero tratamos de aprovechar estos días de confinamiento para fortalecer más el hogar, porque solo así nos protegemos”, sostuvo Anabel. (I)

Deja un comentario