Conservación con tradición y arte

Interculturalidad
Varios artículos tejidos con totora ofrece Lucila Cajas. (Foto El Heraldo)

En este tiempo en que las autoridades trabajan para aplicar una ley de erradicación de plásticos de un solo uso, sale a relucir la totora y sus formas adaptables que ayudan en el día a día.

La totora es una planta milenaria utilizada en el tejido de embarcaciones en la zona Andina y con esta se elaboran canastos, paneras, aventadores y demás artículos indispensables para las amas de casa.

Lucila Cajas vive en Saquisilí y por más de 20 años se ha dedicado a la búsqueda de la totora en potreros, zanjas y lugares pantanosos. “La planta va desapareciendo, es por eso que utilizamos muy poco para la confección de los productos”, dijo.

Cada semana recogen una carga y la secan a la intemperie, cuando ya está lista la guardan para posteriormente seguir tejiendo las canastas.

Semanalmente confeccionan entre una y dos docenas, considerando que la familia de Lucila es la que apoya en las tareas de emprendimiento.

Los productos se expenden en Latacunga, Salcedo y Ambato. Lo que más solicitados son los canastos y paneras, considerando que ahora las fundas plásticas se van perdiendo por su gran contaminación.

“Vendemos las canastas pequeñas y los porta cucharas o para los huevos. Los precios son muy bajos, considerando que el trabajo de tejer si necesita de habilidad y esfuerzo”, aclaró.

La totora es una planta utilitaria, es utilizada como materia prima para la elaboración de artículos tejidos, con una duración prolongada.

Entre los elementos que se desarrollan con la totora, están las esteras que aún se utilizan como camas o mantel para colocar alimentos. (I)

Deja un comentario