Como nos alimentamos? / Patricio Arellano Abedrabbo

Columnistas, Opinión

 

Desde antaño las opiniones acerca de los regímenes alimentarios se elaboraron en base a las reacciones orgánicas luego de ingerir alimentos, dando como resultado dos tipos de alimentación, basados en la alimentación heterogénea y la alimentación homogénea. La heterogénea basada en la  diversidad de alimentos con su valor calórico, teniendo como macronutrientes las grasas, carbohidratos y las proteínas, cada uno con sus propiedades energéticas, constructoras y reguladoras. Al comienzo esta tendencia provocó un alto consumo de calorías como resultado del exceso de grasas y carbohidratos, incrementando la acidez de la sangre con consecuencias en el equilibrio físico y la salud en general. Luego, como reacción a esta tendencia nació la tendencia alimentaria naturista, la que se inclinó por los alimentos integrales, no refinados y de preparación más simple y natural, con escasa cocción, junto al consumo de proteínas de diverso origen.

Los dietistas entonces introdujeron el concepto de equilibrio alimentario, mediante comidas con alimentos variados, lo que constituyó la alimentación HETEROGENEA…Los trabajos de Pavlov, allá por el ano de 1920, determinaron que los alimentos se digieren mejor al ser sometidos por jugos digestivos específicos. Algunos científicos propusieron entonces elaborar comidas considerando la COMPATIBILIDAD de los alimentos en el proceso de la digestión, lo que dio origen a la alimentación HOMOGÉNEA…Podemos observar que los animales en general llevan una alimentación homogénea específica, existiendo animales carnívoros, herbívoros, insectívoros.

Dicho en otras palabras, no comen de todo, sino solamente lo que está acorde con sus jugos digestivos, sin mezclar tantos tipos de alimentos peor al mismo tiempo, cubriendo así sus necesidades nutricionales…En cambio, el ser humano tiene una alimentación básicamente heterogénea, es decir es omnívoro; dicho en otras palabras come de todo porque sus necesidades nutricionales exigen de todos los grupos de alimentos, es decir grasas, hidratos de carbono y proteínas con sus vitaminas y minerales. Sin embargo, su sistema digestivo y sus jugos digestivos no están estructurados como para digerir con eficiencia los alimentos de origen animal, lo que será tema de algún otro aporte.

Una alimentación homogénea estaría más acorde con el proceso digestivo del organismo humano, en el sentido de ingerir alimentos específicos  y compatibles en una misma comida, sin embargo, esto no se da por la tendencia y por los requerimientos fisiológicos. Lo que si resulta importante es el consumir alimentos de cada grupo, pero que sean COMPATIBLES entre sí , en cada grupo y entre cada grupo, en cada comida. Por ejemplo no mezclar un lácteo con un cítrico, una fruta dulce con una fruta ácida, un alimento dulce con un alimento salado. Así mismo no es compatible el consumo de 2,3 o 4 alimentos del mismo grupo; por ejemplo el consumo de carne, leche, huevo en una misma comida…En fin, una alimentación saludable debe ser SIMPLE, suficiente y no excesiva, nutritiva, variada, pero sin mucha “MEZCLA” como si fuera una “fanesca”. Así evitaremos las indigestiones, acidez, dolor, malestar, dolor de cabeza, y además un trabajo excesivo de los órganos digestivos. (O)

Deja un comentario