Comerciantes ferreteros mantienen optimismo

Carrusel


Los comerciantes piden mayor presencia policial para elevar los niveles de seguridad en la zona. (Foto El Heraldo)

A pesar que quedan alrededor de seis, el optimismo persiste en los comerciantes ferreteros situados en la calle La Floreana II, detrás del Mercado Urbina.

A decir de María Villacrés, una de las expendedoras, este sitio se tornó conocido, porque hasta la actualidad se ofrecen variedad de productos en ferretería: martillos, palas, serruchos, sogas, azadones, tijeras, hachas, formones, candados, piolas, metros, niveles, etcétera.

En el lugar existen 32 cubículos. La mayoría están cerrados, porque sus ocupantes decidieron no usarlos por el miedo de contagiarse de la Covid-19.

Sin embargo, los pocos que quedan mantienen la esperanza de salir adelante, pues este negocio se ha convertido en el sustento familiar.

En el caso de Doña María abre su local los lunes, miércoles y viernes de 07:00 a 17:00 horas. Ofrece variedad de artículos a precios accesibles y un trato con calidad y calidez.

El Municipio de Ambato es el dueño de los espacios. Pagan 13 dólares mensuales por cada puesto, indicó.

“Las ventas son aceptables los lunes. El resto de días disminuye, pero seguimos en la lucha”, añadió.

Pidió a las autoridades un mejor control de la zona. Considera que sería bueno más patrullajes policiales que beneficiará a elevar los niveles de seguridad.

Don Vinicio es otro de los comerciantes de La Floreana II. Coincidió en la necesidad del incremento de vigilancia para impedir que personas de dudosa procedencia se quieran adueñar de los alrededores.

Asimismo, recalcó que todo lo relacionado a ferretería ‘liviana’ se expende en estos cubículos a precios de acuerdo a la realidad económica que se vive en el país.

En su caso atiende de lunes a sábado de 08:00 a 16:00 horas. Los puestos hace poco fueron refaccionados, lo cual contribuye a ofrecer una imagen aceptable de este comercio de la urbe. (I)


Deja un comentario