Cocina ancestral convierte la tierra en un volcán culinario

Interculturalidad
La cocción dura alrededor de tres horas y los visitantes ayudan en el proceso de creación de la pachamanca. (Foto EFE)

Angochagua (Ecuador), (EFE).- Una técnica de cocina ancestral que consiste en soterrar la comida y calentarla con piedras volcánicas ardientes es conservada con celo por pequeñas comunidades de los Andes ecuatorianos, que mantienen viva así la conexión de la tierra con sus frutos.

En medio de cerros y valles de la provincia andina de Imbabura se encuentra la pequeña comunidad de La Magdalena, en la localidad de Angochagua, donde los pueblos kichwas caranquis guardan el secreto de este saber culinario.

Se trata de la pachamanca, que ha sobrevivido durante siglos entre los pueblos indígenas de la sierra ecuatoriana y que en la actualidad sirve de reclamo turístico para no dejar caer en el olvido esta tradición.

El emprendimiento familiar de Pondo Wasi, que en lengua kichwa significa «Casa de la Vasija de Barro», convierte la tierra en una olla, donde los sabores se mezclan gracias a las piedras volcánicas calentadas, provocando una explosión única de sabores.


«Nuestros indígenas descubrieron que dentro de la tierra, con piedras calientes, podían cocinar alimentos mucho más rápido que afuera en ollas», explicóel propietario del lugar Alexis Criollo, sobre una técnica extendida a lo largo de la cordillera.


Pero en Ecuador tiene la particularidad de que se prepara con piedras volcánicas, lo que confiere a los platos de la pachamanca un resultado único al tratarse de rocas ígneas que se formaron por el enfriamiento de la lava.

El país alberga 98 volcanes, de los que una treintena están activos, potencialmente activos o en erupción, según el Instituto Geofísico. (I)

Deja un comentario