Breve itinerario sobre la primera imprenta / Pedro Reino

Columnistas, Opinión


Releo un libro que contiene curiosos datos sobre la primera imprenta que fue instalada en Ambato en 1755, la edición corresponde a la Casa de la Cultura del Cañar, preparada en el año 2001. Mírese los datos que aquí nos presentan sus investigadores:

“La primera imprenta del Ecuador instalada en Ambato  en 1755.- 1750, prensa adquirida en Italia por el padre José María Maugeri.- 1754, llegó la prensa del padre José María Maugeri, sacerdote jesuita, a Guayaquil.- 1755, Primera imprenta llegada a la Real Audiencia de Quito, instalada en Ambato.- 1759, Traslado de la imprenta de los jesuitas a Quito.- 1761, Mejorada la imprenta por el impresor Hno. Juan Adán Schwarz.- 1765, Pragmática sanción de Carlos III y expulsión de los jesuitas.- 1767, Confiscación de la Primera Imprenta por la Real Audiencia de Quito.- 1786, Imprenta confiscada a los jesuitas llamada Imprenta de Gobierno.- 1792, Publicación del periódico “Primicias de la Cultura de Quito”, de Eugenio Espejo.- 1809, Primer grito de la Independencia de Quito.- 1824, Última batalla por la independencia en las faldas del Pichincha.- 1830, Separación del Departamento del Sur de la Gran Colombia.- 1835, Empastelamiento de la “Imprenta de Gobierno”, General Juan José Flores.- 1845, Imprenta de Gobierno arrinconada en el Palacio de Carondelet.- 1890, Donación de la Primera Imprenta del Ecuador a la ciudad de Azogues.- 1892.- Fundación del colegio “San Francisco de Asís”-“Juan Bautista Vásquez”.- 1894, Traspaso de la Primera Imprenta del Ecuador al Colegio San Francisco de Asís.- 1910, Clausura del Colegio “Juan Bautista Vásquez”, deterioro de la imprenta Hoe London.” (Investigación del Dr. Miguel Ernesto Domínguez Ochoa, publicación de la CCE Núcleo del Cañar, 2001).

A estos datos hay que añadir que la primera imprenta “permaneció en Quito hasta finales de 1827 en que fue adquirida por el Coronel Ignacio Torres, segundo intendente de Cuenca, quien la puso a disposición de fray Vicente Solano” (Efrén Avilés Pino, Enciclopedia del Ecuador).

¿Qué significa para Tungurahua este historial? Pues que sencillamente nos hemos contentado con la memoria y la monumentalística, tanto de un monumento hecho con  piedras, y otro hecho como una nave espacial sin motores intelectuales que lo proyecten al firmamento. Lo de fondo creo que ha quedado en el vacío. Para tener el verdadero orgullo de “tierra de la primera imprenta”, creo que convendría presentarnos ante la faz de la República, como publicadores de periódicos y de libros que vean por primera vez la luz libertaria desde esta tierra. Esto sería bueno honrando en un museo a la primera prensa y a sus linotipos más antiguos. Los entendidos dicen que Gutemberg no es el inventor de la imprenta, sino de la tipografía. Pero este comentario no viene al caso, sino apuntalar en los casi extinguidos  idealistas, que una cosa es fomentar orgullos en memoria de los objetos de la arqueología, sus tzantzas y sus momias; y otra, diferente, es de ser propositivos para que por iniciativa, no de políticos, sino de gente de cultura, se predispongan a una recuperación de un verdadero orgullo ambateño , para no estar esperando presupuestos institucionales, cuando sabemos que esto es pedir peras al olmo, porque allá llegan quienes menor interés van demostrando por “invertir” en cosas que no dan votos ni rédito inmediato. (O)

Deja un comentario