Artesanos textiles progresan en Pilahuín

Interculturalidad
Patricio Muñoz en su máquina de coser donde elabora las mejores prendas de vestir. (Foto El Heraldo)

Una de las parroquias rurales más antiguas de Ambato es Pilahuín, donde también se ha fortalecido la actividad textil.

Uno de los artesanos es Patricio Muñoz, quien es uno de los primeros de Pilahuín en elaborar prendas de vestir para las comunidades indígenas de Santa Rosa, Chibuleo, Juan Benigno Vela y de su parroquia.

Su labor empezó en 1.985. Aprendió el oficio en la Academia “Oscus”, donde durante tres años receptó conocimientos textiles que le han permitido sacar adelante el emprendimiento.

En los primeros años prestó sus servicios en diferentes empresas, pero luego decidió empezar su labor en forma individual con resultados positivos.

“Hago ponchos, bayetas, listas, bordados, entre otras artesanías. Confecciono lo que me piden los clientes”, dijo.

La fabricación de un poncho requiere entre cinco y seis horas. Una bayeta necesita alrededor de siete horas para que quede lista para ser adquirida.

Los materiales son de calidad. Hilo y tela son garantizados que aseguran durabilidad. 

Esta inclinación artesanal es seguida por sus hijas. Una de ellas a más de vestimenta indígena fabrica ropa deportiva y chompas. (I)

Deja un comentario