Alfalfa, planta milenaria que se conserva

Interculturalidad
En haciendas y parcelas de las parroquias rurales se cultiva la alfalfa para diversos beneficios. (Foto El Heraldo)

La semilla de la alfalfa llegó al continente americano en 1525 y en 1530 Francisco Pizarro en su conquista a Perú introduce la alfalfa para la alimentación de sus cabellos.

La alfalfa proviene de Irán y Asia Menor que se implementó en América, desde ahí el cultivo se fortaleció en América del Sur como en Ecuador y sus diferentes poblaciones del sector rural se dedican a la producción de la planta milenaria.

La planta tiene bondades medicinales para varias enfermedades renales, de vejiga y próstata, se usa para el colesterol alto, el asma, la osteoartritis, la diabetes, el malestar estomacal y otros.

Según los agricultores, existen dos variedades de alfalfa, la de color blanca para la preparación de jugos medicinales que se preparan en casa o en la sección de jugos de los diferentes mercados municipales en Ambato.

La segunda de color morada para la alimentación del ganado mayor y menor, se comercializa por cargas en las diferentes ferias del cantón.

En las haciendas que tienen grandes extensiones de tierra se cultiva la alfalfa para el ganado mayor, se alimenta diariamente de la planta para proveer de abundante leche. (I)

Deja un comentario