Alejandro Pérez Ochoa: “Las ciudades inteligentes no son una utopía”

Última hora

Alejandro Pérez Ochoa, presidente de ‘Smart Social City’. (Foto El Heraldo)

 

En estos días visitó Ambato el presidente de ‘Smart Social City’, Alejandro Pérez Ochoa, quien afirmó que la ciudad tiene la suficiente energía para ser una urbe inteligente.

 

¿Las ciudades inteligentes son una utopía para urbes pequeñas como Ambato?

Esta ciudad tiene suficiente energía a través de sus gobernantes, empresarios, universidades, pero sobre todo en su gente para que no sea una utopía, sino que las ‘Smart Social City’ sea realizable.

 

¿Qué significa ser ciudad inteligente. No está relacionada solo a la Internet?

Una ciudad inteligente es aquella que sabe resolver inteligentemente sus problemas sociales. Para ello también se requiere de la tecnología que forma parte de un proceso, pero no es todo. Una urbe a más de tecnología y mercado es ocio, gestión de la diversidad y atención a las minorías. La ciudad es mucho más que la optimización tecnológica, movilidad u otros aspectos de la gestión.

 

¿Cómo concienciar a la población para alcanzar esos retos?

La gente debe ser miembro de las ‘Smart Social City’ en cuanto más participa. No deben ser sujetos pasivos en la solución de sus problemas, sino que con sus gobernantes en espacios neutros tienen que formar parte de la solución de los inconvenientes.

 

¿Qué papel juega la educación tomando en cuenta que los niños y jóvenes deben ser el presente de una nación?

De principio tenemos que pensar que en la educación vamos a formar alumnos sumisos y pasivos, reactivos ante las órdenes o estudiantes con aptitud y comportamiento proactivo. La educación es donde tenemos que sembrar ciertas conductas y ciertas aptitudes potenciales. Esto es trabajo colaborativo, participativo y en gestión de proyectos.

 

¿En su intervención habló de que los jóvenes ya no desean ingresar a la universidad?

No todos. Los jóvenes proactivos que desean hacer proyectos singulares son los que están tomando esas iniciativas. Ya no encuentran en las propias universidades las inquietudes que ellos necesitan desarrollar. En mi caso yo no renuncio a la universidad, soy partidario de ella, pero de una universidad que genera un tipo de alumno emprendedor, innovador, capaz de conectarse con las inquietudes propias que los jóvenes tienen hoy. (I)

 

 

Deja un comentario