Aguarico, la belleza de lo natural

Interculturalidad
En Aguarico se puede apreciar las mejores postales tanto al amanecer como anochecer. (Foto El Heraldo)

Se necesitan cuatro días y tres noches, por lo mínimo, para conocer un poco de la reserva natural que cubre al cantón Aguarico de la provincia de Orellana.

Este cantón tiene 11 mil kilómetros cuadrados y de estos el 94 % son áreas protegidas. Pues, se encuentran los parques nacionales como Yasuní y el Cuyabeno donde reposa la fauna más rara de la Amazonía.

Habitan 6 mil personas, en su mayoría del pueblo kichwa amazónico, Huaorani y mestizos. 

Hasta el 2019 recibieron 1.200 turistas en todo el año, la mayoría de Europa y Estados Unidos, los ecuatorianos muy poco han explorado esta parte del país, aseguró Henry Moya, técnico de turismo del Municipio de Aguarico.

Ahora están enfocados a conquistar este mercado nacional, aunque tiene confianza que con la vacunación nuevamente se reactive el turismo internacional. Cumplen con todos los protocolos de bioseguridad, tanto en el área de alimentación, alojamiento y en los centros comunitarios.

Ruth Vélez, tiene el restaurante más grande en el cantón y aseguró que lo primordial es brindar la mejor protección a los visitantes, más ahora en tiempo de pandemia.

Aunque la movilización es uno de los principales inconvenientes, pero quienes disfrutan de la aventura no les importará el recorrido de cinco horas en lancha.

El alcalde de la ciudad, Juan Carlos Orellana, sostuvo que en el cantón ofrecen un turismo que invita a conocer y a valorar a la madre selva. “Vale la pena visitar esta parte de Ecuador, porque las experiencias son únicas de conocer las mayores reservas naturales del mundo”, manifestó Orellana.

Para Gustavo López, director de comunicación de Aguarico, ahora por la pandemia las personas buscan lugares donde no exista la aglomeración de personas y el cantón es una de las mejores alternativas. Quienes se interesen por los recorridos a este destino del país, pueden pedir información al 0985462803. (I)

Deja un comentario