Agradecen atención en salud

Última hora
La tisaleña María Beltrán cuenta cómo vivió su enfermedad. (Foto El Heraldo)

La atención a los afiliados al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) de Tungurahua no ha parado, a pesar de la pandemia. 

Varias historias de pacientes que se benefician con este seguro cuentan cómo fue la atención recibida y el acceso a operaciones.

Momentos duros vivió María Beltrán, una adulta mayor que en agosto descubrió que tenía un tumor en el cerebro y debía ser intervenida.

La señora vive en Santa Lucía perteneciente a Tisaleo, se dedica a los quehaceres domésticos de la casa y pasa principalmente con sus hijos o nietos que son su ocupación y distracción diaria.

“Hicimos extensión del seguro de mi esposo, porque antes me hacía ver de forma particular y recibí la ayuda que necesitaba para mi tumor”, indicó la señora quien recibió la intervención quirúrgica, el pasado seis de agosto.

Amparito Guevara es una de las comerciantes del Mercado América que trabajaba diariamente en su local de abarrotes, fungió como representante de los comerciantes por varios años. 

La señora vive actualmente en Huachi Grande y desde su casa contó cómo empezó a sentir molestias al levantar la mercadería.

“Llegó un momento en que empecé a sentir que mis brazos se amortiguaban, algo así como un hormigueo, me molestaba la espalda cuando me movía y estos síntomas iban incrementando con el paso del tiempo. Acudí al Hospital del IESS en Ambato, donde recibí mi tratamiento y ahora, gracias a Dios estoy bien”, relató. (I)

Deja un comentario