Responsabilidad de ciudad / Sayuri Fiallo

Columnistas, Opinión


Los jóvenes tienen voz, tienen voto, tienen las ganas, pero ¿tienen las puertas? El acceso a ser escuchados es el principal derecho del que deberían apropiarse y gozar los ciudadanos de toda edad, en especial los que estén dispuestos a hacerlo.

Son los jóvenes el futuro, pero sobre todo el presente de la ciudad, son quienes han empezado a utilizar la ciudad, su infraestructura y lo que esta tiene para ofrecerles. Los espacios públicos se están empezando a utilizar de una manera diferente para la que fueron diseñados, y es necesario que vayan evolucionando a fin que sigan en uso. No basta con decir que un espacio público debe ser dotado de WiFi para que los usuarios tengan conexión en todo momento, es importante entender el tipo de conexión que se busca y como esta puede ayudar a mejorar el desarrollo y el funcionamiento colectivo del espacio público.

Pensando la ciudad como un espacio colectivo de desarrollo constante, es necesario entender los colectivos que la conformar, dotarles de servicios, así como de responsabilidades y derechos; el derecho a la ciudad es, posiblemente, la responsabilidad más grande para los colectivos ciudadanos. Los jóvenes, con cada generación, se han vuelto más conscientes de sus espacios y sus necesidades de desarrollo, por lo que el involucramiento de estos se ha vuelto vital para el futuro de las ciudades.

Una ciudad que no es pensada para sus usuarios y usuarios que no piensan en su ciudad, son el peligro más grande del futuro. Los jóvenes son quienes utilizarán la ciudad por más tiempo, es el deber de los planificadores y los gestores de la ciudad tomarlos en cuenta y entenderlos, darles responsabilidades en cuanto a uso e infraestructura, e incluirles en la toma de decisiones. (O)

Deja un comentario