Juicio político a ex Canciller / Editorial

Editorial

  La Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional,  después de una serie de demoras fundadas en el deseo de echar tierra para sepultar hechos de suma  importancia para que los ecuatorianos pudiéramos conocer todos los ilícitos cometidos en torno a los derechos humanos conculcados, en forma sistemática, por el gobierno anterior y el equipo de obedientes.

  La ex canciller   Espinoza se prestó a cumplir órdenes de Carondelet en las varias Funciones que desempeñó.  Desde la Cancillería cometió varios ilícitos que la Asamblea Nacional está obligada a conocerlos  a fondo, a realizar un examen riguroso que sirva para la resolución definitiva que sancione, con severidad, en el campo político y  que, con seguridad, tendrán repercusiones económicas y penales que deberá investigar la Fiscalía.

  El caso de mayor connotación radica en el asilo otorgado a Julián Assange, que nunca fue un perseguido político,  sino un individuo que debía responder a la Justicia sueca, asilo aupado por la vanidad del presidente que pretendió desafíar al mundo.  Luego la tolerancia para soportar todos los abusos del huésped incomodo de nuestra Embajada en el Reino Unido.

  Otra causal es la desatención  a los periodistas secuestrados por los guerrilleros colombianos.  La ex canciller prefirió su campaña para conseguir votos descuidando los problemas internos.  Los gastos exagerados en la campaña y los de su estadía también deben ser investigados. (O)

Deja un comentario