Imprenta apoyará obra social

Carrusel


El convenio solidario lo firmaron Javier Arguello, director ejecutivo de la Fundación San Anián;  Alberto Pérez, propietario de la Imprenta ‘Siervo Pérez Editores’; Victoria Jácome, Señorita Gobierno Provincial y el prefecto  Manuel Caizabanda. (Foto El Heraldo)

La financiación de los gastos operativos y administrativos de la Fundación San Anián que se dedica al cuidado de personas con discapacidad es el acuerdo al que llegaron con la generosidad de la Imprenta ‘Siervo Pérez Editores’ que donará la mitad de las utilidades generadas en cada trabajo realizado para destinarla  a esta noble labor social. El acuerdo se firmó ayer.

El acuerdo de colaboración ‘Proyecto Manos Solidarias’ entre dicha Imprenta se hizo realidad por gestión de Victoria Jácome, Señorita Gobierno Provincial.

La Fundación San Anián trabaja en Pinllo en favor de las personas con discapacidad con el respaldo de  empresas privadas, instituciones públicas y personas de buen corazón. La hija del señor Alberto Pérez, propietario de la Imprenta está en la fundación y es bueno el respaldo que ha decidido brindar a este lugar, señaló el  director ejecutivo de la fundación, Javier Arguello. 

Las instalaciones de  dicha fundación no son propias y es por eso que el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) les pidió las instalaciones, esta situación hizo que los directivos solicitaran apoyo a monseñor Giovanny Pazmiño, obispo de la Diócesis de Ambato, quien les brindó como alternativa un espacio ubicado detrás del Centro de Rehabilitación Social de Ambato, donde hay que hacerle muchos arreglos. De ahí se vio la necesidad de apelar a la sensibilidad de las personas teniendo eco en la persona del propietario de la Imprenta ‘Siervo Pérez Editores’, explicó Victoria Jácome, Señorita Gobierno Provincial.

“Llevo 42 años peleando con el sistema económico para sacar a mi hija adelante que ya va a cumplir 43 años de vida. Ella tiene la edad psicológica entre cinco a 13 años. Uno de los aspectos más difíciles es la carencia de dinero para obras sociales, sumado a la falta de imaginación”, indicó el propietario de la Imprenta,  Alberto Pérez. 

“Siempre he considerado que el sector productivo puede incorporarse a las necesidades de la sociedad si se las sabe encaminar. He resuelto salir de mi zona ‘confort’ para apoyar a la causa social. En la fundación mi hija ha mejorado mucho en este último tiempo, y mi objetivo es estabilizarla. Deseo terminar mis últimos días trabajando por los niños discapacitados”,  añadió Alberto Pérez. 

El prefecto Manuel Caizabanda felicitó los esfuerzos e invitó a las empresas, sector público y privado como a la colectividad a requerir los servicios de esta Imprenta, porque así, se estará ayudando a los niños con discapacidad. (I)

Deja un comentario