El frugivorismo como dieta

Última hora

Las frutas deben ser consumidas de forma cruda o natural. (Foto Sportadictos.com)


El frugivorismo es la más alta expresión del vegetarianismo, es el único sistema de alimentación que no ofrece contradicciones desde los diferentes puntos de vista, que en general se tienen en cuenta al abordar una alimentación más sana.

La constitución anatómica y fisiológica del hombre es la correspondiente a un ser del tipo frugívoro. El hombre sólo debería comer aquello que contenga gérmenes de vida como corresponde a su naturaleza superior, por lo tanto la alimentación ideal del hombre perfecto es la de frutos crudos.

Aparte de ser los frutos aquellos alimentos que, bajo el punto de vista fisiológico, armonizan con su organismo de una manera perfecta, son también los que, extremando las propias exigencias, permiten realizar un ideal constructivo y de inofensividad.

Es la alimentación que no exige destruir. El árbol o la planta brindan sus frutos, verdaderos acumuladores de la energía solar, sin que para ello haya que cortar la vida que también da sombra, frescura y deleite.

Hasta la misma semilla es arrojada íntegra a la tierra o eliminada en las deposiciones con el más eficaz de los abonos.

El hombre no sólo debe comer frutos, sino que los debe comer crudos para aprovechar íntegramente su valor nutritivo y sus factores de vitalización que, sufren importante merma bajo la acción del fuego.

La alimentación de frutas, por las condiciones fisiológicas de su ingestión, va unida a una sobriedad natural que no exige esfuerzos de contención.

Además es completa porque contiene albúminas suficientes (nueces, almendras), hidrocarbonados (féculas y azúcares) en gran cantidad (bananas, uvas, manzanas, peras, almendras, etc.), grasas en abundancia (nueces, aceitunas, almendras, cocos, etc.), siendo, como sabemos la fuente más importante de provisión de vitaminas y sales minerales vitalizadas.

Es en los frutos, donde el árbol o la planta acumulan la mayor cantidad y calidad de energía, pues en las semillas se encuentra toda la información genética para el desarrollo de una nueva vida.

Lo más recomendable es siempre alimentarse con los frutos naturales del lugar donde se vive y justo en el momento que el árbol o la planta los deja caer al suelo, ese es el momento óptimo.

No existe en la naturaleza nada que supere en calidad alimenticia a las frutas. (I) (Fuente Unión vegana)

Deja un comentario