Cáncer de estómago por productos a la intemperie 

Ciudad


Los consumidores deben tener cuidado al adquirir productos que ofrezcan garantías higiénicas. (Foto El Heraldo)

Las personas que acostumbran adquirir carnes en las calles sin las garantías higiénicas, corren el riego de adquirir cáncer gástrico y de páncreas debido a que adquirieron en fundas plásticas que recubrieron estos productos por horas y  a la intemperie, sin garantías de asepsia ni cadena de frío, explicó la nutricionista clínica Verónica Robayo.

Se da el factor de contaminación cruzada; es decir, la falta de higiene en productos crudos, como por ejemplo salmonelosis por el mal lavado del producto e incluso la contaminación del ambiente donde se comercializa el alimento. Por ejemplo, el pollo vendido en la calle luce grande debido a que en ocasiones les inyectan agua, la cual contiene flora bacteriana mucho más alta, porque el líquido se contamina al estar introducido en el pollo. En otros casos, pintan a las aves con sustancias químicas para darle el tono amarillo y ello afecta directamente al sistema digestivo, agregó la nutricionista clínica.

La recomendación es que los consumidores compren productos empacados al vació, con fecha de fabricación y vencimiento, código de barras, registro sanitario, que ayuda a mejorar la salud. Hay que evitar adquirir alimentos no garantizados, sostuvo la nutricionista clínica. 

“Lo barato sale caro, porque las consecuencias es que las familias e hijos se enferman por no alimentarse correctamente. Radico en Ingahurco y el pollo adquiero fresco, en un lugar limpio donde emplean correctamente la cadena de frío”, sostuvo la madre de familia, Mariana Garcés.

En cuanto se refiere a la presencia de la venta de los  pollos pelados en fundas plásticas por las calles de la urbe y alrededor de los mercados, es competencia municipal; sin embargo, se puede hacer operativos en conjunto con la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) (cuya competencia es la revisión de las condiciones higiénico sanitarias del producto), cabildo ambateño y Agrocalidad, sostuvo Jéssica León, analista zonal de otros establecimientos del Arcsa.

El Arcsa es el organismo técnico encargado de la regulación, control técnico y vigilancia sanitaria de los productos relacionados con el uso y consumo humano; así como, de los establecimientos sujetos a la vigilancia y control sanitario. Además emite normativa y sanciones sanitarias. Arcsa contribuye a la protección de la salud de la población facilitando el desarrollo del sector productivo, agregó la funcionaria. (I)



Deja un comentario