Aulas hospitalarias académicas

Ciudad

En Tungurahua se aplica el “Modelo Nacional de Gestión y Atención Educativa Hospitalaria y Domiciliaria”. (Foto El Heraldo)


Las ocho aulas hospitalarias que existen en la Zona 3 del País implementadas mediante trabajo interinstitucional entre el Ministerio de Educación y Salud, tienen como objetivo garantizar el acceso, permanencia, aprendizaje y culminación en el Sistema Educativo Nacional de los niños y adolescentes en situación de enfermedad, hospitalización, tratamiento o reposo médico prolongado.

Estas aulas se deben implementar en hospitales de segundo y tercer nivel de la Red de Salud Pública y Privada, en hospitales que tengan personas en edad escolar de tres a 18 años, CETAD y Casas de Acogida y en hospitales con diferentes servicios y patologías. También visitan domicilios de estudiantes que requieren reposo médico prolongado.

María Patango fue parte de este programa durante el año lectivo anterior, quien junto a su hijo Cristofer, estudiante de 3° Año de Educación Básica.

«Desde que ingresamos al hospital los médicos han cuidado bien de mi hijo y de igual manera las docentes le han ayudado con actividades académicas para no retrasar su proceso de aprendizaje, esto le ha permitido pasar entretenido y potenciar sus conocimientos mientras permanece internado», señaló Patango.

Este modelo cuenta con docentes permanentes e itinerantes dentro de los hospitales con el propósito de fortalecer el eje de trabajo “Libres y Flexibles”, este promociona las  ofertas en modalidades flexibles e innovadoras que atiendan las necesidades de la población.

Nancy Ortega es docente del programa y contó que este el trabajo es duro pero gratificante. “Estamos trabajando con los niños con actividades académicas de acuerdo al ciclo educativo en el que los estudiantes se encuentran”, agregó.

Este modelo presenta varios beneficios como el acceso y permanencia en el Sistema Educativo; minimiza el impacto de la hospitalización o internamiento en el bienestar físico; favorece al desarrollo afectivo y social; y, mejora la calidad de vida y brinda mayores oportunidades en el futuro. (I)

Deja un comentario