Rabieta Infantil / Patricio Arellano Abedrabbo

Columnistas, Opinión

 

Tengo un niño de 4 anos de edad con un carácter muy fuerte…Desde pequeño tiene reacciones violentas cuando no consigue lo que desea…A veces se pasa llorando y gritando cuando la reprimimos y castigamos, lo que supone una gran carga emocional para él y para nosotros como padres, y muchas veces NO SABEMOS QUE HACER!

Es una de las quejas frecuentes en la consulta pediátrica y psicológica. Parecería simple su manejo, sin embargo, este problema se convierte en un verdadero “vía crucis” para ciertos papás…No hay mejor prueba de paciencia el saber afrontar con calma una rabieta de su hijo! Sabemos que estos BERRINCHES son frecuentes entre los 2 y los 6 anos, etapa en la que el niño comienza a tener voluntad propia y cuestionan las normas que intentan establecer los papás. Aunque se consideran como normales en ciertos niños , es esencial saber manejar bien estos comportamientos para que no se conviertan en un hábito “manipulador’ para conseguir lo que quiere…Cada niño es diferente, y lo que para algunos es frustrante no conseguir algo, para otros representa una mayor capacidad para autoafirmarse…Ser padres implica por un lado dar afecto al niño para que crezca con buena autoestima y por otro poner normas y límites que guíen su conducta. Conseguir el equilibrio es un RETO!…La prevención es lo mejor, es decir el aprender a evitar situaciones críticas e interpretar a tiempo sus reacciones.

Evitar el CANSANCIO en el niño, además las RUTINAS ayudan para aceptar mejor la hora de dormir, comer o del bano. También avisarle con tiempo la INTERRUPCION de algo que le gusta y así se disminuye su frustración. Intentar también llevar su ATENCION hacia otra cosa antes de que haga lo que desea siempre…Qué hacer cuando ya la rabieta se ha presentado? Hay varias estrategias, como llevarle afuera o a otra habitación; ignorar su conducta y elogiarla cuando se le pasa o expresa mejor lo que le sucede; abandonar el lugar, pues sin público la rabieta pierde fuerza y ya no atrae la atención…Ser firmes es importante y no dejarse llevar por el enfado o la ira!

No estar juntos papá y mamá en el momento de la rabieta…Al dejarse llevar por la ira, los papás se ponen a la altura de su hijo y pierden AUTORIDAD, y este momento no se puede ni debe dialogar y hay que esperar que los ánimos se CALMEN para expresar el desagrado…Desde muy temprana edad es menester poner las reglas y normas claras con firmeza, amor y disciplina, a fin de que el niño aprenda hábitos sanos y sepa refrenar sus berrinches A TIEMPO, ya que cuando el problema se ha desencadenado resulta mucho más difícil poner freno a este fenómeno que realmente no implica patología alguna, siendo un simple deseo de conseguir algo que se quiere desde muy pequeño… Si usted estimado lector tuvo la oportunidad de leer el artículo anterior sobre Ensenar a comer a los niños” verá que las normas y reglas para que el niño se alimente saludablemente también son necesarias ponerlas pero a tiempo, y así nos evitamos tantos contratiempos y enfados innecesarios!

Nuestros niños merecen nuestro amor, ya Dios nos dice en su Palabra que tenemos que hacernos como niños para entrar en el Reino de los Cielos. Todos llevamos un niño por dentro, por qué no sacarlo entonces cuando también estamos en berrinches y en problemas? No los veamos como cargas o como maleducados solamente, ve y aplaudamos también sus logros, su creatividad, sus ocurrencias, sus juegos y su inocencia…Felicidades a todos los niños en su día!(O)

Lunes con Salud/Hacia la Salud por la Naturaleza

Deja un comentario