Nuestra fiesta mayor / Editorial

Editorial

Estamos a pocos días de iniciar, una nueva edición de la Fiesta de la Fruta y de las Flores, festividad símbolo de Ambato, donde conjuga varios eventos, con el fin de enaltecer a la tierra de los Tres Juanes. Es importante entender que esta fiesta, durante muchos años, ha representado la lucha incansable de los ambateños, que se levantaron desde las cenizas, tras el terremoto de 1.949.

   No solo es una celebración llena de shows artísticos, sino que es la representación de un pueblo altivo y valiente que ha surgido con trabajo y esfuerzo en varios campos del ámbito laboral, así como en lo cultural.

    Esta fiesta no debe ser excusa y motivo de abusar del alcohol en las calles, peor aún, cometer desmanes en los bienes públicos, debe ser llevada con cordura, conociendo el por qué de esta tradición. Se espera una gran concurrencia de turistas, locales y extranjeros; como ambateños, debemos dar una imagen positiva en los días festivos.

    Se espera que la seguridad esté garantizada en cada espacio y evento; que no exista problemas. Si bien es cierto que, el comercio informal muchas veces es difícil controlar, se deberá redoblar los controles para que las ventas en las calles no se salgan de control y la ciudad no se convierta en una plaza. Disfrutemos de la fiesta en paz y que predomine la unión como ambateños.  (O)

Deja un comentario