Viaje por la vía Troncal Amazónica / Luis Alfredo Silva

Columnistas, Opinión

PROVINCIA DE MORONA SANTIAGO. Comienza en el cantón Gualaquiza, «Naturaleza, Magia e Historia»,así lo identifican sus habitantes, que poseen la virtud de ser amables y hospitalarios. Esta ubicado en las estribaciones de las cordilleras Oriental y de El Condor. 

Durante el recorrido se aprecian, en su dilatado territorio, ríos caudalosos, amplios valles, montañas cubiertas de una densa selva, cascadas impresionantes, maravillosa flora y una sorprendente fauna; todo es encantador y hermoso. 

La vía continúa por el cantón San Juan Bosco; son impresionantes su milenaria y misteriosa selva, y las asombrosas montañas, entre las que sobresale el atractivo cerro Pan de Azúcar. La cabecera cantonal, es pequeña pero agradable, se extiende por un territorio muy irregular. 

Después se entra en el cantón Limón lndanza, su cabecera se denomina General Leonidas Plaza Gutierrez, se caracteriza por ser agropecuario, silvícola, artesanal, pero fundalmente minero, en especial de oro y sílice. La ciudad es chiquita pero carismática, sus habitantes reciben a los turistas con cariño, para que disfruten de lo que ofrece «La Llave de la Amazonía», como también se lo conoce. 

Se transita algunos kilómetros más y se llega al cantón Logroño. La cabecera esta compuesta por un conjunto de blancas casitas que contrastan con el verdor de la selva, que presenta paisajes maravillosos. Se la conoce como «Tierra de los Caballeros», por la amabilidad de su gente  buena y generosa. 

Sigue por la carretera que va por La Sub región de El Alto Oriente y arriba al cantón Sucúa, se destaca por la gran variedad de ecosistemas, especialmente en el bosque húmedo subtropical. La ciudad posee modernos edificios, amplias avenidas, elegantes almacenes, artesanías típicas y un intenso comercio. 

Posteriormente se ingresa en el cantón Morona y a su cabecera Macas, ciudad que también es la capital de la provincia. Esta rodeada por una gran variedad de coloridas especies vegetales, que ponen llamativos matices a los fabulosos parajes, por la que se la denomina «La Esmeralda de La Amazonía». Desde la urbe se admira a uno de los volcanes más activos del mundo, El Sangay; La Loma del Kilamo, que constituye un espectacular mirador que facilita contemplar El Valle del Río Upano, la ciudad de Macas y su fascinante entorno. Posee varios almacenes de artesanías y restaurantes de platos típicos como el ayampaco, comida preparada con pescado o pollo, palmito y otras especies, envuelto en hojas de bijao y asado al fogón; la carne asada con yuca y la tradicional bebida de guayusa. 

Se sale de la ciudad de Macas, al atravesar el hermoso valle del río Upano, por un inmenso puente. Luego la vía cruza por un lugar de hermosas ytractivas hosterías, que estan junto al camino, al igual que varias casitas tradicionales, bordeadas por una exuberante vegetación. Así se llega al puente sobre el río Pastaza, donde termina la provincia.  (O)

El Ecuador que debemos conocer

Deja un comentario