Vecinos sumergidos en caos comercial de la Tomás Sevilla

Barrios, Especial, Especial de la semana
Los vecinos esperan el apoyo de las autoridades para retomar controles y sanciones especialmente por el no uso de mascarillas. (Foto El Heraldo) 

La preocupación regresa a los moradores de la calle Tomás Sevilla. El informalismo ha regresado y con ello la disipación de lo que ahora se vive con el coronavirus. 

La vecina Karla Moreno aseguró que los gritos de los vendedores empiezan desde las primeras horas de la mañana y concluyen al anochecer. «Nadie hace nada, todos esperan que haya respeto hacia el vecindario y sobre todo a la vida», dijo. 

La situación se ha vuelto más compleja hace más de un mes, ya que el informalismo ha llegado a tomarse toda la vía sin temor alguno. 

Doña María Lima de 76 años de edad, debe salir diariamente al zaguán de su casa, para limpiar los escombros dejados por los vendedores informales. Ella asegura que esta situación es del «pan de cada día», por ello solicitan un plan emergente para evitar la aglomeración de comerciantes y visitantes. 

Recuerdan que hace más de dos meses y medio el informalismo se iba controlando sobre todo en los días de feria cuando los vendedores llegaban por dos o tres horas y se iba, pero ahora la situación es caótica. 

«Ha sido compleja la situación del informalismo especialmente en la Tomás Sevilla parecía que las autoridades tenían controlada la situación, pero la necesidad comercial en esta emergencia sanitaria desató todo temor», expresó Miguel Sánchez, vecino. 

Ahora ya no se vende sólo alimentos de primera necesidad, sino también calzado, ropa, herramientas e incluso accesorios de medio uso. 

Los vecinos aseguran que esto es un mercado abierto, pero también están conscientes de la necesidad y desesperación que tienen aquellos vendedores que lo único que buscan es salir de la pobreza y sobre todo restablecer su situación económica. 

A menudo observan desde sus ventanas o balcones a comerciantes que expenden sus productos sin mascarillas y lo que es peor llevan a sus hijos menores de edad para acompañarlos. 

Entre las peticiones está la difusión de las medidas preventivas con la utilización de mascarillas de gel antiséptico además de pedir a personas de la tercera edad niños o personas con discapacidad quedarse en casa y no exponerse al contagio del virus. 

Además esperan que inicien nuevos operativos, antes que los comerciantes se toma toda la calle. (I) 

Deja un comentario