Valentín es capitalista? / John Tello Jara

Columnistas, Opinión


Llama la atención la concepción de las festividades en nuestro país y por supuesto en Ambato, si nos encontramos en Navidad para pasarla bien, se debe tener un buen regalo especialmente con los más allegados; si festejamos el día del Padre, la camisa, corbata, suéter o zapatos deben estar al orden del día para hacer sentir bien al rey del hogar. En general las festividades en un mundo materialista en donde las estrategias empresariales diseñan campañas promocionales para ubicar los productos y exhortar al regalo para el festejo, habla de su esencia en las conmemoraciones.

Por el día del amor y de la amistad (que lo celebramos cada 14 de febrero) se estima vender cerca de 18.000 toneladas de flores para exportación, dirigido a países como Estados Unidos, Rusia, la misma Holanda, Canadá, etc.  Indudablemente desde el punto de vista empresarial, esta época es la mejor del año, recordemos que las exportaciones de flores generan USD 850 millones al año y constituye una fuente importante de ingresos para el Ecuador.

Sin embargo, qué sucede con aquellas personas que no pueden expresar sus sentimientos con regalos como flores, perfumes, cenas, etc. ¿Acaso ellos pasaran mal? Qué sucede con un sinnúmero de inmigrantes que se encuentran en nuestra ciudad y que luchan todos los días por llevar algo de comida a familias enteras que tuvieron que salir de Venezuela debido a los problemas que es conocido por la colectividad.

La respuesta es lógica, talvez no haya festividades para ciertos segmentos de la población que sufren avatares en lo económico, pero más bien el pedido se circunscribe a pasar en casa, visualizar las festividades como un fortalecimiento de familia, diseñando por supuesto un plan para comenzar a aplicarlo y generar recursos económicos.

Ninguna festividad debe materializarse en regalos, además si vamos a endeudarnos para “alcanzar” la felicidad de nuestro ser querido, analice que sus gastos puedan ser cancelados sin que afecte su economía mensual, restando los ingresos de egresos y con esa diferencia (si la hubiere) dividirla para tres o cuatro y allí encontrar el pago mensual que no afectará a nuestra economía. (O)

Deja un comentario