Vacunación / Luis Alfredo Silva Zambrano

Columnistas, Opinión

El Ecuador que debemos conocer



La pandemia COVID 19, que terriblemente afecta al mundo, más de un año, dio lugar a que varios científicos elaboren vacunas, para evitar la continuación de esa grave enfermedad. Varios laboratorios, luego de una constante y sacrificada labor, lograron obtener vacunas.

La vacunación en todo el planeta, el Ecuador y nuestra ciudad, comenzó. En El Hospital Docente de Ambato, se vacunó con la denominada Pfizer, labor a cargo de El Ministerio de Salud, con la eficiente colaboración de un gran grupo de jóvenes trabajadores de la salud.

En los primeros días del mes de abril fui vacunado, por ser adulto mayor, ya que somos muy vulnerables a la pandemia. Esa fue la oportunidad, para observar como se realiza esa humanitaria tarea.

Cuando acudí, «la cola» era de un centenar de personas, controlada por las fuerzas policiales y militares; luego de unos treinta minutos de espera, nos atendieron, dimos los datos solicitados, comprobaron que tenía turno y fuimos conducidos por guias, ya que me acompaño mi hijo, a la zona para controlar los signos vitales.

Posteriormente, ingresamos al edificio del hospital, nos registramos y nos guiaron a la sala de vacunación, unos breves minutos de espera y una nueva interrogación; sobre alergias, enfermedades que haya tenido, remedios que toma, para recibir la vacuna. Luego, pasamos a la sala de recuperación, un nuevo control de signos vitales,un descanso, para ver alguna reacción, y terminamos el proceso, aproximadamente, en dos horas.

La segunda dosis, recibimos, cuando nos notificaron la fecha; fue el día sábado 01 de mayo, cono era día de confinamiento y toque de queda, todo fue más rápido. La misma rutina anterior, siempre conducidas por el personal, que facilitó todo. Me vacunaron la segunda dosis, fuimos a recuperación y terminamos.

Todo el procedimiento de vacunación, fue bien organizado; el personal encargado, tuvo una excelente actuación, atentos, amables, comedidos, con un trato especial para todos. Nuestro agradecimiento, a cada uno de ellos.

Vacúnece, prolonge un poco más de vida, en estos tiempos de pandemia, recuerde que la vida es de momentos; vívalos intensamente, siguiendo lo que dice La Biblia, que es la palabra de Dios, hasta que nos llame, para estar junto a El. (O)

Deja un comentario