Un viaje por la carretera Panamericana Sur / Luis Alfredo Silva Zambrano

Columnistas, Opinión

LA PROVINCIA DE CAÑAR. Atravesando integramente la provincia de Chimborazo, de norte a sur, entramos a la provincia de Cañar, siguiendo la carretera Panamericana Sur. En el trayecto observamos maravillosos pasajes, formados por asombrosas montañas, fértiles valles, amplias mesetas y dilatados páramos. 

Primero se arriba a la población denominada Zhud: un pueblo que muestra, la tranquilidad del ambiente andino. Luego al llegar a la ciudad El Tambo, que presenta la cultura del señorío cañari, nos dirigimos al Complejo Arqueológico Cañari lngapirca, que esta a 9 kilómetros de la cabecera cantonal. Adjunto se halla El Museo de Sitio que exhibe, las evidencias arqueológicas de varias culturas ancestrales. 

Posteriormente, en una meseta, vemos la población de Cañar, con casas modernas y antiguas que originan un pueblo que nos enseña una actividad comercial que se concentra junto a la carretera. En algunos sectores, admiramos bonitas y modernas villas, construidas con los dineros que envían numerosos migrantes, que residen en varias ciudades del mundo. 

Continuamos y llegamos a la población de Biblian, que presenta, en la abrupta ladera de una montaña, el hermoso Santuario de la Virgen del Rocío, compuesto de cuatro cuerpos, culminados por una torre central cilíndrica de inconfundible estilo gótico. La cabecera cantonal, posee edificios modernos y tradicionales, que hacen una urbe de singular atractivo. 

Luego de un breve recorrido, nos recibe Azogues, capital de la provincia de Cañar. Esta ubicada a 2.520 metros de altitud, en un altiplano irregular que hace una ciudad con calles estrechas y empinadas, por donde se transita para llegar al centro. Conserva sus casas de dos pisos, con balcones de madera, adornadas puertas y engalanados portales, entre las que sobresalen modernos edificios. 

Si desea contemplar panorámicamente toda la ciudad, tiene que ir al mirador San Francisco y si quiere deleitarse de su sabroso plato típico,» las cascaritas», acuda a Cuchilandia, barrio que se encuentra en la entrada sur. Las cascaritas, son cuero de chancho cocido al fuego de soplete, que le da un sabor especial y le vuelve delicadamente crocante y rico. 

Continuamos nuestro recorrido, por una moderna autopista que une las ciudades de Azogues y Cuenca, acompañados paralelamente por el río Machángara, en un gran trecho, hasta arribar a la fascinante ciudad de Cuenca, capital de la provincia del Azuay .  (O)

Deja un comentario