Un suspiro del alma… / Andrea Manjarrez Ocaña

Columnistas, Opinión

Es preocupante lo que sucede y la sociedad entera se niega a aceptarlo, valores extraviados en alguna parte del pasado por la simple razón que escuchamos en nuestros días, “los tiempos han cambiado” acaso es cuestión de moda o de épocas, la moral e integridad de una persona,  jóvenes de 14 y 15 años con problemas de alcoholismo, embarazos prematuros, abortos, drogadicción. Sin lugar a dudas no podemos cegarnos ante la realidad, vemos adolescentes con una botella de cerveza en lugar de un libro, o un tabaco en lugar de un lápiz, desde corta edad inmersos en  el desgaste físico y emocional a causa de los vicios; años atrás esta situación se veía como imposible e inaudita. ¿Desearías haber vivido en aquellos tiempos?, donde uno empezaba a conocer el mundo a los 18, donde el amor era sincero, la amistad era leal, los versos eran pan de todos los días, donde no existía mujer y hombre sino dama y caballero, donde se enamoraba con detalles, serenatas, coplas, piropos que brotaban desde lo más profundo del corazón y la fidelidad era primordial.

Donde la amistad era entrega, confianza, sinceridad y donde el respeto era el pasaporte al éxito. Hoy en día ya no se puede exponer tu vida como libro abierto y entregar el corazón en bandeja de oro, pues estamos rodeados de seres que viven para atacarse. Es triste pero cierto ya nada queda de los valores que eran insignia de la juventud, la inmadurez en la personalidad impera, el afán de comerse el mundo a pedazos, y correr contra la corriente es su única meta.  

Qué gran interrogante viene a mi mente, ¿Qué será de nosotros en el futuro? ¿En qué mundo se desenvolverán nuestros hijos?, esperemos que para entonces los valores se hayan recuperando o que prevalezca la educación del hogar. una hermosa frase imposible de olvidar: “Los valores son razones del corazón que la razón no entiende”. Recordemos “Que el ser joven no te haga ir en contra de tu propia conciencia”, y desaprovechar Un suspiro en el alma…(O)

Deja un comentario