Trastorno límite de la personalidad / Dr. Guillermo Bastidas Tello

Columnistas, Opinión

 

El trastorno límite de la personalidad es una alteración  mental por la cual una persona tiene patrones prolongados de emociones turbulentas, alborotadas, traviesas o inestables.

Estas experiencias interiores a menudo los llevan a tener acciones impulsivas,  relaciones caóticas y anárquicas con otras personas.

Las causas  del trastorno límite de la personalidad (TLP) se desconoce. Se cree se relaciona con factores genéticos, familiares y sociales.

Existen  factores de riesgo para el TLP como: Abandono en la niñez o en la adolescencia, vida familiar disociada, comunicación deficiente en la familia, abuso sexual, físico o emocional.

El TLP tiende a ocurrir más a menudo en las mujeres y entre pacientes psiquiátricos hospitalizados.

Las personas con este trastorno a menudo presentan incertidumbre acerca de quiénes son. Como resultado, sus intereses, proyectos, perspectivas  y valores pueden cambiar rápidamente. También tienden a ver las situaciones en términos extremos, sin matices, o todo es bueno o todo es malo. Sus puntos de vista sobre otras personas pueden cambiar rápidamente. Fácilmente pueden idolatrar a una persona un día y odiarla profundamente otro día.

Una persona que luce admiradora un día puede lucir despreciativa al siguiente día. Estos sentimientos súbitamente cambiantes a menudo llevan a relaciones intensas e inestables.

Existe miedo intenso de ser abandonado, intolerancia a la soledad, sentimientos frecuentes de vacío y aburrimiento, manifestaciones frecuentes de ira inapropiada, impulsividad, como con el consumo de sustancias o las relaciones sexuales.

Tienen crisis repetitivas y actos de lesionarse, como hacerse cortes en las muñecas o tomar sobredosis de fármacos.

El trastorno límite de personalidad se diagnostica sobre la base de una evaluación psicológica profunda.

Tratamiento

La psicoterapia individual puede tratar eficazmente este tipo de trastorno. Además, la terapia de grupo algunas veces puede servir.

Los medicamentos tienen un papel importante en el tratamiento de este trastorno. Se han utilizado antipsicóticos, estabilizadores del ánimo, ansiolíticos.

Las perspectivas del tratamiento dependen de la gravedad de la afección y de si la persona está dispuesta a aceptar ayuda. Con la psicoterapia a largo plazo, la persona a menudo se mejora gradualmente.

Las complicaciones pueden incluir: Depresión, Drogadicción, Problemas con el trabajo, la familia y las relaciones sociales, Intentos de suicidio y suicidio

Estimado lector ante un trastorno limítrofe de  contactar lo más antes posible con un profesional médico en Salud Mental

Es especialmente importante buscar ayuda de inmediato si usted o alguien conocido están teniendo pensamientos de suicidio. (O)

 

Deja un comentario