Taxistas expuestos y con pérdidas económicas

Ciudad

Las unidades poseen cabinas para separar al pasajero del conductor. (Foto El Heraldo)


Son aproximadamente 12 horas en que los taxistas recorren las vías brindando sus servicios, pero sobre todo exponiéndose al peligro del contagio. Desde su retorno, las carreras se han disminuido radicalmente y ahora la representación económica de su labor es mínima.

William Pérez, vicepresidente de la Unión Provincial de Taxis de Tungurahua, indicó que antes se llegaba a casa con una ganancia entre 25 y 30 dólares diarios, pero ahora la pandemia dejó literalmente quebrado al sector del taxismo.

Al momento, cada día hacen entre ocho y diez dólares, lo que según Pérez, no representa, ya que deben invertir en combustible y demás aditivos que requiere la unidad.

“Trabajamos a pérdida. La pandemia afectó al 100% de la economía. Lo que sería prudente es regresar a la circulación par o impar, ya que así se podía brindar el servicio a más personas”, dijo.

En la provincia están agremiados 2.359 taxistas y, de este número, el 70% decidió invertir en la ubicación de paneles o cabinas que separen al conductor de los pasajeros y con ello brindar seguridad.

Adicionalmente, abastecen a sus usuarios de gel o alcohol antiséptico.

En la inversión de paneles, los choferes cancelaron desde 100 hasta 300 dólares, con el único propósito de trabajar y llevar el pan a la mesa de sus familias.

El conductor, Edwin López, indicó que las carreras son esporádicas y para buscar a los pasajeros se requiere de un largo recorrido por toda la ciudad. “Tienen miedo y prefieren caminar”, comentó.

Pérez también representa a la Cooperativa de Taxis ‘Leonardo Murialdo’ que posee 41 socios, de este número apenas trabaja el 50%, ya que el resto es parte de la tercera edad o grupos vulnerables y 15 están contagiados.

El gerente de la Unión Provincial de Taxis de Tungurahua, Patricio Ortiz, indicó que el movimiento de pasajeros es mínimo, ya que las personas no ocupan el servicio por temor.

“Tenemos deudas que cubrir; por ello, debemos seguir trabajando. En la mañana se pueden encontrar carreras, pero a partir de las 13:00 horas todo queda abandonado. Laboramos hasta las 17:00 horas, ya que el resto de tiempo no hay pasajeros. Como gremio acogemos las disposiciones nacionales y provinciales, pero al ritmo que vamos, estamos en la quiebra y las entidades financieras no esperan”, manifestó. (I)


Deja un comentario