Preocupante pico de contagios de covid-19

Nacionales

(Foto EFE)

Quito,  (EFE).- Con más de 10.500 contagios en lo que va de año, Ecuador ha decidido extremar las medidas preventivas frente al preocupante aumento de la covid-19 con la suspensión de clases escolares la semana que viene y la declaración de la alerta máxima en la ciudad costera de Guayaquil.

Las clases han sido suspendidas en todos los centros públicos estatales para acelerar la inmunidad de los menores conforme a un proceso que busca hacer frente a la rápida propagación del virus desde principios de diciembre, cuando se celebraron las fiestas fundacionales de Quito.

«No son vacaciones», subrayó la ministra de Educación, María Brown, quien de forma inesperada compareció este viernes con su colega de Salud, Ximena Garzón, y el director del Comité nacional de Operaciones de Emergencia (COE), Juan Zapata, para explicar las nuevas disposiciones.

«Esta semana no laborará todo el personal de las instituciones educativas y (las clases) se recuperarán al finalizar el año lectivo», reza un comunicado oficial difundido tras la reunión.

La medida, aplicable únicamente a los colegios «fiscales» (públicos estatales), tendrá vigencia desde el lunes 10 y se extenderá esa semana escolar con el objeto de permitir que en ese tiempo se vacunen los niños y adolescentes.

Los centros educativos fiscomisionales (concertados), municipales y particulares (privados) tendrán la opción de acogerse a la misma suspensión, trabajar de manera 100 % virtual, o permitir la asistencia de docentes y estudiantes que cumplan con el esquema completo de vacunación.

INCREMENTO ESPERADO PERO DEMASIADO ALTO

El incremento de los contagios era esperado por las autoridades a raíz de las fiestas de Quito y la Navidad, y aunque se había exigido a la población no aglomerarse, el resultado prueba que la respuesta no ha sido la esperada.

Porque si en octubre los contagios llegaron a algo más de 6.600 y en noviembre a más de 9.100, en diciembre superaron los 21.000. Pero este mes de enero, a juzgar por los primeros seis días del año, podrían ser muchos más.

Una suma de los datos oficiales diarios facilitados por el Ministerio de Salud Pública indican que hasta ayer eran más de 10.500, lo que en promedio mensual supondría unos 50.000 de seguir este ritmo. Algo impensable en Ecuador.(I)

Deja un comentario