Preocupan cifras violentas en Tungurahua

Ciudad

El Hospital Docente Ambato presta una atención con calidad y calidez a las personas víctimas de violencia. (Foto El Heraldo)

La violencia no solo es contra de las mujeres, sino también con los varones, quienes en su mayoría no lo denuncian por cierto recelo social.

A decir de la psicóloga clínica de la Sala de Acogida para Víctimas de Violencia Sexual o Intrafamiliar del Hospital Docente Ambato, Melanie Cevallos, las agresiones en su mayoría la sufren las mujeres de entre 16 a 50 años de edad.

La violencia es en alto porcentaje físico y sexual, por lo cual la Sala de Acogida tiene un papel fundamental a través de un protocolo definido para la recuperación del paciente.

“Muchas mujeres son víctimas de violencia no porque no tienen más escapatoria o viven en ese círculo, sino porque emocional o mentalmente están dependiendo del suceso”, dijo.

Comparte que aún en el Ecuador existe machismo y esto es impulsado por las mismas damas, quienes crecieron con la idea de que los hombres son los valientes, fuertes, no lloran, que abren las puertas y más.

Esto genera dependencia y ‘protección’ que con el paso del tiempo incentiva a la violencia que puede dejar resultados sumamente negativos.

Para cambiar esta realidad sugiere que predomine el respeto y la comunicación. Si una persona, sea mujer u hombre, se siente mal y no es feliz en un espacio es mejor retirarse.

Según la médico María José Terán, responsable de la Sala de Primera Acogida, la violencia ya es un problema de salud pública, por lo que el Ministerio de Salud ha creado estos sitios para brindar atención.

Coincidió en que los casos de violencia son por varias razones, pero principalmente por falta de comunicación en la pareja, dificultades económicas y cierta disfuncionalidad en los hogares.

Indicó que las agresiones físicas predominan en personas desde los 19 hasta los 65 años. En cambio, la sexual afecta a niños a partir de un año hasta adolescentes de entre 16 y 17 años de edad. (I)

Deja un comentario