Observan con preocupación ferias informales

Barrios, Especial, Especial de la semana
En las aceras se ubican vendedores para extender todo el día productos de primera necesidad. (Foto El Heraldo) 

La cuarentena continúa al igual que el confinamiento de las personas; sin embargo, esta situación no se cumple en los alrededores del centro comercial ‘Simón Bolívar’, ubicada en la ciudadela de igual nombre, en la zona Sur. 

Los vecinos de la zona están aterrados por la posible propagación del Coronavirus, ya que, diariamente, se ubican decenas de comerciantes informales en los alrededores del mercado y en las aceras de la avenida Los Chasquis. 

Esta situación no ha parado desde que inició la cuarentena.  Los pedidos de ayuda a las autoridades de control han sido insistentes, pero no se ha logrado evadir a los vendedores que expenden alimentos preparados, productos de primera necesidad e incluso carnes y pollos pelados expuestos a la intemperie. 

«Todos los días llegan los vendedores para ubicarse en las aceras con sus coches improvisados. Nosotros como moradores lo único que pedimos es respetar la cuarentena y quedarse en casa, para evitar que el número de infectados por el Covid-19 aumente», dijo Augusto Quinatoa, vecino. 

Diariamente, las cifras por el coronavirus aumentan en la provincia y, pese a la situación y emergencia sanitaria los vendedores, en su mayoría de la zona rural y extranjeros, no han acatado las disposiciones, sobre todo para la venta de productos manipulación y utilización de mascarillas. 

Cecilia Cobo vive en la zona hace 15 años y cada domingo y lunes observa la llegada de camiones cargados de mariscos que son vendidos en la parte baja del centro de acopio. 

Sin duda, esto genera más preocupación, ya que el producto llega desde la Costa, zona donde se han generado el mayor porcentaje de infectados. 

«No sabemos qué hacer, es necesario que haya un registro y sobre todo el triaje a los comerciantes, especialmente aquellos que llegan de otras provincias para ofertar sus productos. Hasta el momento no hemos visto personal de salud que acuda a este centro de acopio para la valoración médica. Deberían implementar un plan de control que exige el uso de mascarillas, guantes, gorras y sobre todo evitar la llegada o ingreso de personas asintomáticas», expresó. 

Al final de cada día, especialmente los domingos y lunes, las aceras del sector quedan  sucias, por lo que piden el apoyo  para la desinfección respectiva. (I) 

Deja un comentario