Nuevas Autoridades / Ec. Mg. Diego Proaño

Columnistas, Opinión


Por mandato del pueblo, desde ayer, se encuentran en funciones nuevas autoridades en los gobiernos autónomos descentralizados, provincial, cantonal y parroquial. En su mayoría son gente que por primera vez incursiona en el ámbito de la gestión pública, personas con adecuada preparación académica, algunos con experiencia en el sector privado y muy pocos en el manejo de administración y sobre todo de fondos públicos, que dicho sea de paso es totalmente diferente al manejo de recursos privados, eso si llegan con todo el ímpetu por dejar su huella en el paso que el mandante, les ha otorgado en las urnas.

A partir de su asunción al cargo ganado, es imperante, necesario y hasta ético que cada edil, burgo maestre, prefecto e integrantes de las juntas parroquiales, se despojen de camisetas políticas, doctrinas partidistas y esquemas ortodoxos, que nada bueno le hacen al país en estos momentos, al contrario, se necesita unidad, planificación y equipos de trabajo. El debate en las comisiones que conformen o en los plenos de Concejo, debe sustentarse en presentar planes, propuestas y proyectos de sus autorías y que dijeron en campaña lo harían en caso de ganar, propuestas que juntas seguramente varias de ellas coincidirán en la búsqueda de solución a los grandes problemas de las localidades.

Es que las ciudades, sobre todo, ya no soportan grandes y graves problemas como la inseguridad ciudadana que azota en todas partes y a toda hora, la dificultad de movilidad y tránsito vehicular que es un caos y congestión total. Ciudades con extensión territorial relativamente pequeña como es el caso de Ambato que de paso su topografía no ayuda para nada la movilidad, porque en cuatro plataformas, circulan diariamente casi 80.000 vehículos diariamente, más otros automotores que acuden a la ciudad por los negocios que en ella encuentran, en estos últimos meses hemos visto como solamente cerrando una arteria que se conecta entre plataformas, el caos es tremendo, calles y aceras con tremendas aperturas que más bien parecen trincheras en un campo de batalla, cierran vías sin el mínimo reparo de las consecuencias que causan a la ciudad, solo por comodidad de contratistas y autoridades.

Por ello el reordenamiento territorial es una de las urgencias a estos problemas comunes en los cantones, reubicación de sitios de tolerancia, expendio de productos agrícolas, centros de mercadeo, acopio de combustibles, de diversión, entre otros deben ser analizados para evitar la congestión, inseguridad e insalubridad. Finalmente, el tema del subempleo y dentro de este la informalidad de los trabajadores denominados autónomas, han convertido a la ciudad en un mercado general todos los días de la semana, sin que autoridad alguna ni local peor nacional hagan algo, para buscar una solución justa para los autónomos, como para la ciudad. Esos son los retos que les espera a las nuevas autoridades, la ciudadanía estará pendiente del cumplimiento de sus promesas de campaña, a trabajar con la única camiseta que les corresponde y en el único equipo de juego, no hay otra opción. Suerte a las nuevas autoridades. (O)


Deja un comentario