Michillas / Luis Alfredo Silva

Columnistas, Opinión

El Ecuador que debemos conocer

Existen muchas formas de conocer la cultura de los pueblos; una de ellas, es a través de su gastronomía típica. Algunas poblaciones norteñas, de la provincia de Esmeraldas, se identifican por la utilización de productos naturales, en la preparación de sus comidas.

Coco, plátano verde, pescados, mariscos y otros, son los más apreciados, pero también las michillas, son muy apetecidas; son camarones de río, capturados bajo las grandes piedras del cauce o mediante catangas, trampas elaboradas de caña guadúa, colocadas en el caudal, con cebo de plátano maduro.

Para guiar a los turistas, es indispensable, conocer el lugar a visitar y saber sus características; así también, para dar una opinión sobre una comida, es necesario degustarla. Nosotros tuvimos la oportunidad de servirnos, encocado de michillas, en el restaurante Don Vale, del recinto Viche, de la provincia de Esmeraldas.

Viche, es un pequeño pueblo, pero de activo comercio, ubicado a los dos lados de la carretera que conduce a la ciudad de Esmeraldas, antes de llegar al recinto San Mateo. Al lado derecho donde se encuentran estacionados numerosos vehículos, de transporte pesado, esta el restaurante, donde comen los conductores.

El encocado de michillas, es muy delicioso y tiene un rico sabor, entre camarón y langostinos, pero las michillas son más grandes y apetitosas. Se prepara urtilizando coco,verde cebollas, limón, achiote, aceite, maní, pimienta y sal, al gusto.

Se realiza primero, lavando bien las michillas, luego se parte longitudinalmente, se unta limón y se deja reposar. Posteriormente, en un sartén, se añade aceite de coco, agua, achiote y cuando hierve, se pone las michillas y se cocina por varios minutos. Después se coloca el maní y se deja que se cocine 10 minutos más y se pone el coco rallado. Se sirve acompañado de arroz, ensalada y patacones.

Para completar el almuerzo, puede tomar un batido de borojó, que se prepara con leche, huevos y miel. Es muy solicitado, porque los habitantes del lugar, le atribuyen propiedades afrodisíacas.

Cuando vaya a vacacionar, en las hermosas y encantadoras playas, de la provincia de Esmeraldas, no se olvide de comer el encocado de michillas y refrescarse con el gustoso batido de borojó, en el alegre pueblito de Viche. (O)

Deja un comentario