El cuello y sus problemas / Kléver Silva Zaldumbide

Columnistas, Opinión

Las cervicales son siete vértebras que forman la denominada columna cervical (cuello). Es uno de los sistemas articulares más complicados del cuerpo humano, la extraordinaria complejidad y distribución de sus partes blandas, músculos, ligamentos, discos y nervios, hace que el dolor sea, unas veces, localizado en el cuello mismo y otras veces, que se extienda hacia los brazos, cabeza o espalda. Puede acompañarse de hormigueo, sensación de ardor desde el cuello hacia los hombros, hacia la zona interescapular (paletas), adormecimiento en los dedos de la mano, dolor en la nuca, insomnio, mareo, náuseas, etc.

Es única por su flexibilidad y movilidad, la flexión de la cabeza debe llegar al tórax, la rotación lateral es de 60°, y la inclinación lateral de 45°. Participa prácticamente en todas las actividades de la vida diaria (aproximadamente 600 movimientos del cuello cada hora), ya que la postura del cuello es fundamental para una correcta posición de la cabeza, por ello el dolor cervical es muy frecuente y se estima que hasta un 80% de la población lo ha padecido alguna vez.

Por hallarse poco protegida puede ser afectada por traumatismos, movimientos bruscos, malas posiciones o posiciones viciosas por largos períodos de tiempo, posiciones laborales forzadas como choferes, cirujanos, odontólogos, costureras, y ahora por la pandemia el abuso del teletrabajo, la tele enseñanza, etc. Las alteraciones emocionales (resentimientos, ira, frustraciones, ansiedad, depresión) provocan contractura muscular con dolor, limitación y dificultad para mover el cuello produciéndose una anormal corrección de la curvatura del cuello.

La mala postura, el sobrepeso, cambian la estática de la columna aumentando las curvas normales lumbar y dorsal teniendo que compensarse con la inclinación de la columna cervical hacia delante. Si no recibimos un tratamiento preventivo oportuno tal vez el síntoma inicial de dolor (tipo alarma, útil), ceda espontáneamente, pero ello no significará que el problema ha pasado, la prolongada contractura muscular alterará tanto la circulación local y cerebral como el flujo energético hacia y desde la cabeza, degenerará todas las estructuras biomecánicas de la zona, desencadenando enfermedades que provocan desgaste de las articulaciones, pinzamientos, acuñamientos y hernias discales provocando compresión de las raíces nerviosas como la artrosis, enfermedades que determinan rigidez, dolor cervical mareos, vértigo, entre otros.

La exploración clínica experimentada junto con la evaluación neurológica determinará la calidad de tratamiento. La radiografía, TAC, MRI y Electromiografía son ayudas diagnósticas esenciales para determinar la causa del dolor para aplicar el tratamiento adecuado y la rehabilitación apropiada. La Acupuntura, la Electroacupuntura y el masaje chino por su acción restauradora analgésica y antinflamatoria es uno de los tratamientos rehabilitatorios más oportunos, inofensivos y efectivos que acompañará al tratamiento convencional y la fisioterapia si el caso lo amerita. La columna en su totalidad es como el avión, “sino está del todo bien, no está bien”. (O)

Deja un comentario