La reserva internacional en una economía dolarizada / Edison Narváez Z.

Columnistas, Opinión



La Carta de intención suscrita por el Ecuador con el Fondo Monetario Internacional es un acuerdo técnico de asistencia financiera por un valor de 4.200 millones de usd, pero para recibir este apoyo el país debe cumplir una serie de compromisos hasta el 2021; uno de esos compromisos es el de Fortalecer el Marco Institucional del Banco Central Ecuador. Esto sugiere que el Banco Central deje de cometer las triquiñuelas  producidas en el Gobierno de Correa para financiar las necesidades de liquidez de su gobierno; no olvidemos que el ex Presidente obligó repatriar los fondos con el cuento de estimular la economía.

Evidentemente  en una economía dolarizada como la nuestra, la oferta monetaria no la determina el Banco Central, esta proviene de varias fuentes externas, por tanto la Reserva Internacional no desempeña el papel de defensor del tipo de cambio, mas bien esta realidad obliga al Banco Central a practicar políticas de gestión sana de liquidez de la economía.

Entonces la pregunta sería  ¿Para qué se necesitan las reservas en una economía dolarizada?, pues para garantizar los depósitos que la gente hace en  los bancos; sabido es que los bancos prestan los dineros de los depósitos para generar ingresos con lo cual solventan sus gastos operativos y pagan los intereses de esos depósitos y por su puesto generan un margen de utilidad. Entonces estas reservas  no son para defender el valor de la moneda que se usa en el país, sino que garantizan el hecho de que los bancos respondan eficientemente los retiros de depósitos. 

En tal virtud, los dueños de esas reservas no son el Gobierno ni el Banco Central sino los depositantes.  En este sentido, Fortalecer el Marco Institucional del Banco Central Ecuador significa reconstruirlo con un directorio independiente que no permita que el Banco Central sea la caja chica del gobierno financiándole prestamos, porque esto genera riesgos como el de solvencia es decir que el país no pueda honrar sus obligaciones  y de liquidez es decir que los bancos no puedan deshacerse de bonos del estado ecuatoriano para atender los retiros de los depositantes. El país necesita establecer cimientos institucionales para un Banco Central con autonomía operativa, capaz de acumular gradualmente las reservas internacionales que peritan sustentar a dolarización. (O)

Deja un comentario