La Alianza del Pacífico y el futuro del Ecuador / Ing. Patricio Chambers M.

Columnistas, Opinión

La próxima semana el presidente ecuatoriano participará en calidad de observador en la XIV Cumbre Presidencial de la Alianza del Pacífico, que se desarrollará en Lima – Perú, para afianzar la intención de convertirse en miembro de pleno derecho de dicha organización.

Sin duda es importante dar impulso a tal propósito pues constituye una oportunidad para incrementar la producción y el comercio exterior de nuestro país, pues como lo ha afirmado el Canciller Valencia, la cuenca del Pacífico constituye una natural proyección y “a todas luces va a ser el eje de la actividad económica en el mundo en los próximos siglos”.

Pero ¿de qué se trata y hacia dónde va esta iniciativa de integración?, pues primero señalar que se inició en el año 2011 y se encuentra conformada por cuatro países: Chile, Colombia, México y Perú, además de cuatro países en proceso de incorporación, otros cuatro asociados y más de 40 naciones observadoras de 4 continentes.

Se trata de una propuesta integradora de las economías de la cuenca del Pacífico, las cuales mediante acciones conjuntas buscan establecer vínculos comerciales con las naciones asiáticas de la misma cuenca, en base a acuerdos comerciales bilaterales.

Entre los parámetros que un país debe cumplir para poder integrarse a la Alianza, están la vigencia del Estado de derecho, de la democracia, del orden constitucional y del libre mercado.

Resulta interesante conocer su visión al año 2030 pues pretende enfocar sus trabajos en cuatro ejes que estiman contribuirán a alcanzar la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas, haciéndolo de una manera más integrada, global y conectada con un mayor sentido ciudadano.

La intención es conformar un bloque comercial que crezca en forma sostenible, dependiendo menos de materias primas y contando con un mercado más competitivo, más eficiente, productivo y plenamente integrado.

Contará asimismo con un marco regulatorio fiscal, tributario y financiero que favorezca un mercado integrado que finance proyectos de infraestructura tanto como las emergencias causadas por desastres naturales. 

Se habla también del desarrollo de un mercado electrónico y de la promoción de la participación de inversionistas en los mercados de capital de los países miembros. 

Por otra parte y con la idea de consolidar a la Alianza, se habla de una presencia y relaciones conjuntas fuera del bloque para convertirlo en el referente de un modelo de integración con proyección y muy pragmático especialmente en las regiones de América Latina y del AsiaPacífico.

Esto será posible en la medida de que tanto ciudadanos como empresas estén conectados digitalmente teniendo acceso a toda la información disponible y a una mayor comunicación que impulse las relaciones a todos los niveles.

Se promoverá la libre circulación de personas, promoviendo mayores oportunidades laborales, académicas, culturales y de negocios a sus ciudadanos, para consolidar una identidad basada en valores, principios, costumbres y una visión común. 

En fin, se trata de una oportunidad a futuro que el Ecuador no puede desaprovechar. (O)

Deja un comentario