Invadidos por la prostitución en pleno centro

Barrios, Especial, Especial de la semana
La calle Olmedo se ha convertido en la zona de tolerancia central. (Foto El Heraldo)

Ya no hay formas de pedir el retiro de meretrices que se ubican en la calle Olmedo y sus alrededores, dicen algunos  vecinos de la zona.

El temor agobia permanentemente, ya que los propietarios de locales y almacenes no pueden estar tranquilos, porque a diario se evidencian peleas por “clientes” o por supuestas sustancias ilícitas.

“A diario es un problema, ya que las meretrices se ubican en las aceras y ahuyentan a los clientes. No se puede decir nada, ya que son groseros y somos amenazados. En la noche suelen venir a las puertas de los negocios y se ponen a fumar e incluso hacen sus necesidades biológicas”, expresó Miguel T., morador de la calle Olmedo y Montalvo.

Por reiteradas ocasiones han solicitado la presencia de la Policía Nacional, pero solo llegan dos motorizados vigilan la zona por dos minutos y se van.

Aseguran que no quieren esta situación, ya que se requiere la permanencia de los uniformados para que vigilen el lugar y más en la noche, que es cuando se generan problemas.

Dorian Balladares, jefe de la Policía Judicial, indicó anteriormente que las inconductas ciudadanas son reiterativas, especialmente en el centro de la ciudad.

El morador Cristian Q., propietario de local comercial, comentó que la situación se ha vuelto insostenible, ya que la prostitución prolifera en cada esquina de la zona, donde también se nota la presencia de grupos GLBTI.

“Queremos un plan de seguridad permanente. Hemos dialogado con la Policía, Intendencia, pero no hay respuesta inmediata”, dijo Miguel T.

Los moradores aseguraron que no desistirán y seguirán insistiendo en sus pedidos hasta conseguir el ansiado “Buen Vivir”. 

En el sector hay unidad de los moradores, sobre todo en el adecentamiento de las pequeñas jardineras y graderíos. Cabe indicar que los vecinos prefirieron mantener en reserva sus apellidos para evitar inconvenientes. (I)

Deja un comentario