Inmovilidad en Venezuela / Esteban Torres Cobo

Columnistas, Opinión



Siento pena por lo que poco a poco pasa en Venezuela. La situación no parece avanzar y el inmovilismo deteriora cualquier aire de libertad. Juan Guaidó, joven líder poco carismático pero muy aguerrido que dio nuevas esperanzas a los venezolanos, palidese ante reclamos que increíblemente esperaban más en una encrucijada que difícilmente lo iba a permitir. Lo que ha hecho es una hazaña, pero no alcanza.

Se sigue convocando a las calles pero el poder real no ha sido tocado. A qué punto habrá llegado la corrupción chavista que ni siquiera grietas se encuentran en el mando militar. Todos a uno, lo respaladan. Todos a Maduro.

¿Qué más se puede hacer ahora si la gente se cansa, tiene que guardar fuerzas para sobrevivir a la falta de luz y alimentos, y ni un ladrillo se mueve de la pesadilla? ¿Cuál podría ser el siguiente gran salto?

La comunidad internacional ha cerrado definitivamente la puerta a una intervención militar con fines humanitarios. Nadie se la jugó por ahí. El apoyo de las demás naciones es moral, sentimental, pero nada más.

¿Se están cimentando las bases de un gobierno que se extenderá por los próximos cincuenta años, como en Cuba? ¿Perderán los venezolanos cualquier esperanza de cambio, como la perdieron los cubanos hace tiempo? (O)

Deja un comentario