Hierro enlozado / Dr. Washington Montaño

Columnistas, Opinión

Recuerdo que hace años, entramos con mi abuela en un almacén a comprar ollas para cocinar; el vendedor nos mostró varios juegos de ollas y puso especial interés en unas de color blanco marfil, adornadas con flores de color rojo y decía: fíjese, golpeando la olla, en semejante maravilla, mi señora; durable, una combinación ideal entre el hierro y la loza, los alimentos se cocinan más rápido y… Jovencito, no son pues una maravilla como usted lo dice, le interrumpe la abuela; ya que seguramente no ha entrado en una cocina. Esas ollas son solamente la estampa de bonitas, pero no así su durabilidad, además un descuido, se golpea o se cae, se “despostilla” y hasta allí quedó la olla, tras de la bendita loza solo hay una lata que se oxida, se hace hueco y no queda más remedio que hacerla maceta. El joven no sabía cómo refutarle y mi abuela terminó comprando dos ollas de aluminio, de las que dijo: aunque torcidas, golpeadas sirven mejor que esas ….. uyy

Los candidatos son así, se ven como una maravilla, relucen desde los dientes, peinaditos, full colonia y perfumes medio caros, trajecitos sport para que les vean modernos, actuales, very, very fashions. Se mesclan con la gente, quieren mimetizarse con el pueblo llano, ser parte de, quedarse en el imaginario por una que otra palabra que pega, toca y que debe contrario a todo lo que hemos vivido en una década de saqueo inimaginable y que cada vez va vomitando toda la podredumbre escondida tras delgadísimas láminas de oro o cortinas largas de billetes de un dólar, para encontrar huecos fiscales por donde se llevaron al santo y la limosna.

Los aspirantes al poder quieren vender la política, sabiendo que es meretriz que se vende al mejor postor; ofrecen lo que no es de ellos, son hábiles en la palabra como en la imaginación; repiten la venta de lo que otros lo hicieron hace años y en lo que se gastaran un buen billete ajeno. Ahora ofrecen hacer bien, fiscalizar, dar, entregar, “poner la casa en orden”; devolver el poder al ciudadano, “ser ojos y oídos del pueblo” pero cuando sea…

No son pues una maravilla los que quieren reelegirse o los que desean regresar. Es una pena que se haya regresado al viejo esquema de partidos políticos, sin que exista una elección interna y sin que medie de por sí, la posición económica de los candidatos, porque para eso está el fondo partidista que se reparte a movimiento y partidos políticos por el CNE, para invertir en capacitación, formación de nuevos cuadros dirigenciales, propaganda partidista, formación política-ciudadana, e inclusive; si así lo entendieran, en educar a sus simpatizantes en los postulados del partido o movimiento para evitar los vergonzosos “camisetazos” de personajes que ya aburren porque son eternos candidatos.

Salgan de las sedes, averigüen, pregunten, hagan un estudio de mercado, y van a saber cuestiones irrefutables que le hará revisar sus planes de campaña. No queremos macetas en asientos dignos. (O)

Deja un comentario