Geopolítica de un virus / Dr. Guillermo Bastidas Tello.

Columnistas, Opinión

Es asombroso y casi increíble entender como un virus puede,  con la actuación cómplice de los políticos y politiqueros del mundo  influir en la bolsa de valores, en el precio de la gasolina, en la paranoia colectiva, en los paquetes de medidas económicas, en las elecciones de una región, en la desaparición de científicos connotados que denunciaron  una guerra virológica o química; cómo entender que influya en la suspensión de vuelos, cierre de aeropuertos, realización de congresos; es psicopatológico entender la potencia del virus en la ciudadanía para generar compradores compulsivos de mascarillas, guantes, gasolina y alcohol; me casusa ñañaras ver como el virus tiene la capacidad de vaciar los supermercados, de acabar con conciertos de rock;  cerrar escuelas, colegios, universidades, postgrados, maestrías, iglesias,  procesiones  y hasta los PHD. ¡Qué poder del virus para incluso volver a los políticos tiranos y corruptos en angelitos del cubículo…!.

Qué virus tan poderoso que rompió muchos récords, más que Usain Bolt, Michael Schumacher, los Beatles  y el último hielero de los Andes.  A través de la virusmanía se ganaron 15.000 millones en publicidad, compraron el 30 % de acciones empresariales del mundo, generaron la caída de las acciones tecnológicas, se han comprado los bienes de un continente.

MAESTRO, MAESTRO, MAESTRO EL VIRUS, es de admirar, venerar   LA ASOCIACIÓN ESTRATÉGICA DEL VIRUS CON LOS POLITICOS Y GOBERNANTES DEL MUNDO.

Es bueno recordar que el Ecuador no será destruido por desastres naturales, sino por los malos gobiernos, manifestaba la profecía de Marianita de Jesús, profecía aplicable a todo el mundo, el planeta tierra no se destruirá por los desastres naturales ni su población se extinguirá por los virus ni bacterias, el mundo se destruirá por los tiranos sociolistos y gobiernos populistas.

Los virus además de su actividad virulenta poseen una impresionante capacidad para generar ansiedad, pánico, angustia, llanto fácil, depresión, chiripiolcas, reagudización de problemas mentales y paranoia colectiva. Un ejemplo de aquello es que en el mundo se suicidan 1 persona cada 40 segundos y nadie ha declarado emergencia sanitaria ni feriado bancario, ni suspensión de clases.

Ahora, el virus y sus “lideres” deben responder al planeta tierra, ¿QUÉ MISMO PASÓ CON LA VIRUSMANIA, LOS POLÍTICOS Y LA GEOPOLÍTICA, DEBEN RESPODER, ADEMÁS: ¿QUIÉN ES MÁS NOCIVO, PELIGROSO, DAÑOSO O TÓXICO?

Estimado lector haga sus propias conclusiones, virus, polítiquería, desastre, enfermedad, ignorancia, crisis y/o  subdesarrollo. (O)

Deja un comentario