Fe… / Andrea Manjarrez Ocaña

Columnistas, Opinión

En momentos tristes ¿Quién está contigo?, en momentos felices ¿Quién celebra contigo en silencio?, en cada fracaso ¿Quién te sirve de soporte para levantarte?, las respuestas serían la familia, los padres e incluso los amigos, pero son las opciones equivocadas ya que existe alguien más que mira en silencio, que se encuentra en la espera de un poco de atención, pero mientras tanto, lucha junto a ti, te ayuda a cumplir metas, y te brinda todo lo necesario, para lograr lo anhelado, por ejemplo la seguridad, fortaleza, positivismo, valores humanos, y algo muy importante la FE, y ¡sabes a quién me refiero!, a Dios.

Un ser supremo, hermoso y misterio; existen varias creencias, pero todos creemos en aquel que se encuentra ahí arriba, pendiente de todos, listo y dispuesto sin importar hora, día, momento, circunstancia, pero ¿Cómo saber si existe?, definitivamente esa confianza ya viene incorporada desde el primer instante que llegamos al mundo, porque el sentir, algo más allá de lo físico demuestra que tenemos espíritu, alma y que le debemos la vida a un ser superior, la dicha de tener su representación en nuestros padres y las bendiciones que nos brinda; quizá es verdad que aun existen muchas interrogantes sin respuesta con respecto a milagros, a las incógnitas de personas no creyentes, etc.

Pero la fe puede más, porque se siente, se vive, se disfruta, es la firme seguridad de aquella fuerza que te acompaña siempre, tu apoyo, tu armadura pues él es quien perdona, alivia, entiende sin esperar nada a cambio con quien puedes hablar sin esperar una respuesta pues las contestaciones se las da a tu corazón a tu espíritu. Dios no tiene límite, su amor es infinito, la única manera de comprenderlo es cuando lo conviertes en parte de ti. Cuán grande y maravilloso es El poder de la… Fe… (O)

Deja un comentario