Espectacular caminata / Luis Alfredo Silva Zambrano

Columnistas, Opinión

Una espectacular caminata, se realiza por el Valle del río Bascún, perteneciente a el fabuloso cantón tungurahuense, Baños de Agua Santa, que posee muchos y hermosos atractivos turísticos naturales.

Valle es la zona trabajada por la erosión fluvial, durante muchísimos años; comprende, no solo el cauce del río, sino también, las orillas y las laderas que separan de las tierras altas, que limitan ese accidente geográfico.

El recorrido comienza, en el sector conocido como Nahuaso, que esta junto a Las Termas del Salado. Se dirige por la orilla izquierda del río; conforme se va ascendiendo, se observa una serie de manantiales o fuentes, por donde brotan aguas termales, que son aprovechadas para utilizarlas en el balneario El Salado. De otros manantiales, salen aguas subterráneas, limpias y frías, que sirven, previo tratamiento, como agua potable.

Ahora el sendero, va descendiendo al fondo del valle, lo que permite estar muy cerca de los rápidos del caudal, que se deben a la resistencia desigual de las rocas. El espectáculo natural que se contempla, es simplemnte maravilloso; el estrecho y sinuoso cauce,las altas laderas cubiertas con abundante vegetación silvestre y las montañas aledañasn que forman un deslumbrante horizonte

Luego de un recorrido por la profundidad del valle, se inicia el ascenso por la ladera izquierda. Al principio asoman unos pequeños arbustos, después una inmensa superficie verde. No hay un camino definido para subir, se tiene que ascender, hasta llegar a un manantial, que esta en media ladera; el agua pura que brinda, sirve para calmar la sed.

Frente a nosotros, contemplamos, el más grandioso e impresionante bosque húmedo montano. Se ingresa por un angosto sendero, para mirar árboles que culminan en abundantes ramas qu se entrecruzan, impidiendo el paso de la luz solar.

Sobre la copas de los altos árboles, además de pintorescas aves, viven numerosas plantas parasitarias, que contribuyen a originar un techo vegetal; la oscuridad es impresionante, la humedad reína en el lugar, el suelo esta lleno de residuos vegetales, la bundancia de raíces y ramas caídas, hacen difícil caminar a través del bosque.

El difícil recorrido, en medio de la tupida vegetación, se ve compensado, con la obserrvación de un mundo diferente y fantástico; el bosque húmedo montano, que en pocos lugares del país, aún se conservan.

Se termina, la espectacular y asombrosa caminata, en el caserío de Pondoa; el más remoto lugar habitado, en la ruta de ascenso a la cumbre del imponente volcán Tungurahua. (O)

Deja un comentario