En Archidona extraen la esencia de la hierbaluisa

Interculturalidad
Cultivan en el patio de sus casas. (Foto El Heraldo)

En la comunidad Nueva Esperanza a 20 minutos de la parroquia Cotundo, cantón Archidona en Napo, los comuneros en su mayoría nativos kichwas y shuaras se unieron al proyecto para la conservación de la madre tierra. Son 48 socios que acogieron la idea de sembrar en los terrenos, cerca de sus casas, hierbaluisa y en sus fincas los árboles de la canela.

La propuesta fue que ellos siembren, cultiven y a la vez procesen y extraigan la esencia de estas plantas que son conocidas desde la antigüedad.

Mario Alvarado es uno de los socios. En el patio tiene una hectárea de hierbaluisa, esta planta aromática la cuida como si fuera el oro. El agricultor que es del Pueblo Kichwa del Oriente, explicó que el proyecto comenzó con una propuesta del Medio Ambiente para evitar la tala de los árboles en las montañas y la contaminación de la naturaleza.

Empezaron hace más de dos años y con la hierbaluisa y canela, ahora también experimentan con la naranja y limón.  Trabajan dos comunidades: Nueva Esperanza y San Fernando hasta donde se llega mediante un camino empedrado y el transporte público es escaso. 

Galo Guatatoca es el presidente de la asociación. Mencionó que la comunidad se ubica en la Reserva Ecológica Antisana y por eso también vieron la necesidad de conservar el ecosistema. Explicó que en la antigüedad tanto los nativos kichwas como shuaras se dedicaban a la pesca y a la caza que era su forma de sobrevivir y siempre mantenían esa armonía con el medio ambiente. (I)

Deja un comentario