Un viaje por la carrretera Panamericana Norte / Luis Alfredo Silva

Columnistas, Opinión

PROVINCIA DEL CARCHI. La carretera Panamericana Norte continúa, su último trayecto, desde la población de El Juncal, hasta el puente de Rumichaca, que constituye el límite internacional con la República de Colombia.

Atravesando el puente sobre el río Chota, se asciende por un sector erosionado, esporadicamente cubierto p~r unos pocos árboles de algarrobo. La vía va formando varias curvas para salvar el relieve irregular que existe entre el valle y la meseta.

Luego el verdor del campo comienza aparecer, debido a los diversos cultivos que brotan en la fértil tierra negra; entre los que asoman, blancas casas tradicionales que originan el apacible pueblito de Bolívar. Seguimos y observamos varios bosques de eucalipto, que estan cerca de la pintoresca población de La Paz.

Continuamos y admiramos hermosos paisajes, antes de pasar por la población de San Gabriel, cabecera del cantón de Montufar. Esta ciudad esta rodeado de un fantástico paraje, lleno de pequeñas elevaciones, depresiones y de vegetales silvestres, que pintan de colores el asombroso entorno.

El murmullo que produce el viento que sopla en el altiplano, rompe el silencio del ambiente, es donde se levanta la atractiva población de San Gabriel, que esta dividida por la carretera en dos partes; el sector occidental, es el más activo y extenso de la ancestral ciudad.

Avanzamos y contemplamos un hermoso horizonte, con cultivos que llegan a las cumbres, en terrenos de forma geométrica, engalanados con varios matices que aportan los diferentes cultivos. Altos y delgados árboles de eucalipto miramos junto al camino, al aproximarnos a la población de Huaca. Muy cerca esta la ciudad de Julio Andrade, compuesta de edificios antiguos y modernos. Luego asoman enormes terrenos cubiertos de pastos, dando lugar a grandes haciendas ganaderas.

Transitamos algunos kilómetros más y contemplamos la ciudad de Tulcán, a unos 4 kilómetros de la carretera y a 3.000 metros sobre el nivel del mar; es la capital de provincia, más septentrional y alta del Ecuador Es digna de conocerla, por sus varios atractivos turísticos, activo comercio y barata gastronomía.

Sigue la carretera Panamericana Norte, para arribar al puente internacional de Rumichaca, donde termina la principal vía del Ecuador que debemos conocer. Si la recorre, desde la ciudad de Ambato, primero por la zona meridional y luego septentrional, como lo hicimos nosotros, podrá admirar una de las más hermosas y espectaculares regiones de nuestro país. (O)

Deja un comentario